22.9.13

CHEN JI. Si tiene nombre chino y está en el barrio chino, pues auténtico.

CHEN JI, C/Alí Bey 65, Chinatown zona Estació del Nord, Barcelona.
El restaurante que les traigo hoy no necesita mucha presentación. Se ha convertido en un mito de esta época hipster desde que un artículo de Mikel Iturriaga "El Comidista" hace muchos meses lo colocó en el top de los chinos auténticos de la ciudad. Un restaurante de leyenda al que se han ido acercando en los últimos tiempos gentes de ámbitos tan diversos que en muchos casos no creerías que han comido en el mismo local que van a ver en un momento. El Chen Ji, que tiene un nombre diferente en chino por lo de las grafías y alfabetos varios (un saludo a mi exalumna Qian Qian a la que todos llamamos Chen Chen) con lo que puede llevar a error al incaut@ que no se fije en el detalle. Vaya, que igual pasan por la puerta y no se dan cuenta que es lo que están buscando.
Una puerta de lo más vulgar por otra parte, que se combina con un interior no tan kitsch de lo que suelen ser los chinos de plástico que nos inundan pero que no esconden un dudoso gusto por la decoración. Como ejemplo, esta foto:
Sí, el detalle kleenex como servilletero es EPIC TOTAL y no hay nada más que decir. Pero es que el Chen Ji es un restaurante chino de verdad, empezando por el nombre. No se llama Chino Feliz, Gran Muralla o Gato Gordo Dorado. No, tiene un nombre que ya te complica antes de empezar. Sus camareros hablan un castellano (porque catalán ya casi que lo descarto) más que limitado por no decir que entienden lo justo y son expertos en el arte del lenguaje de signos. Es un trozo de taberna de callejón de Shangai bien cerquita de Arc de Triomf. Bullicioso por no decir ruidoso, con mesas que se rozan, con gente que va y viene sin parar, con camareros que no se equivocan para lo que podrían hacerlo y no paran de trabajar ni un momento, con técnicas de recogida de mesas como el "barreño mágico", o con gente que maneja bandejas de metal del tipo Alcatraz con su rancho respectivo.

Es, sin duda, una experiencia total. Abstenerse los que gustan solamente de ambientes Tragaluz. Es la guerra total y se come por cuatro euros, casi literalmente.

Llegué finalmente el día de autos sin haber preparado la visita. Me equivoqué de dirección y mientras me dirigía al local a pie pude buscar algo de información de urgencia en internet. Me topé con mi amiga CurryCurry y su precisa crónica, pero con los calores y las prisas no me fijé bien en las fotos y...La lié.

La lié porque no me fijé bien en las cantidades, y en el Chen Ji puedes comer perfectamente con un plato, y por 5€. Ella había compartido y yo iba solo. Y pedí demasiado y me lo tuve que llevar a casa (en unas glamurosas bolsitas). Para cenar ese mismo día y para comer el siguiente. Sí amigos, cantidades ingentes. Vayamos a ello.

De primero escogí unos Xiao Long Bao y al verlos ya supe que me había equivocado. Una ración, 2'80€. Más baratos que comprarlos en el súper chino (cómo se hará...). Pero es que venían 9, sí, 9 panes rellenos de carne. Todos para mi solito. Y me eché a temblar ante lo que faltada por llegar. Un plato para compartir y hartarse, lo que sería un pan chino de aquellos blancos y de tacto suave relleno de carne. Para explotar.
Tras el entrante de la muerte y los sudores, llegó mi plato principal. Fideos a la plancha con marisco. Pues nada, al menos 400 gramos así a ojo. Pueden ver el volumen aquí debajo. Algo más blandos de lo que me gusta la pasta, pero con mucho calamar, alguna gamba e incluso trocitos de los entrañables palitos de cangrejo. Teletransportado a la niñez vallesana y a uno de los lujos orientales de la época. Un platazo más que recomendable, con mucha verdura salteada (col china a tutiplén) y que costaba 5€. Sirve como plato único.
De postre, sí, aún quedaba el postre (...) elegí al igual que Arantxa las bolas de arroz rebozadas con sésamo. No sé si los Roca ya han copiado esto, pero fue una agradable sorpresa. Una textura, para entendernos, de mochi rebozado con sésamo crujiente por fuera que me gustó mucho. Un tacto especial. Al igual que las bolas del inicio, me dejé casi todas y me las llevé para comer al día siguiente.
Resumiendo, un chino sin florituras, sin estrellas, sin técnicas vanguardistas y sobre todo, sin el kitsch del chino patrio, sin gatos ni dragones en la pared. Comida china, ambiente de locura pekinesa y comer por 5-6€ persona. Barato pero con platos de verdad, lejos del chino de barrio tres delicias. Compartan y disfruten.

8 comentarios:

Roberto V (Platos Barcelona) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Roberto V (Platos Barcelona) dijo...

Si tienes la oportunidad el próximo día prueba la Sopa de fideos hechos a mano con carne... 3€ de sopa y bestial! Saludos!

http://www.platosbarcelona.com/2012/10/chenji.html

David Bagelman dijo...

Gracias por la recomendación, no dudes de que volveré muchas veces... :P

Maida dijo...

A mi em va agradar però cal compartir si vols tastar diverses coses. El proper dia avisa que em cau prop de la feina

David Bagelman dijo...

;)

Montse {Rhu and Sam} dijo...

Aquest els dels llocs que fa temps que tinc pendent. He llegit altres crítiques i totes el recomanen, a veure si puc fer una visita al chen ji aviat!!!

María Luisa dijo...

¿Sabes que esas bolitas son de postre? Una amiga se las pidió pensando que eran un aperitivo y ni corta ni perezosa las mojó en salsa. La cara de la camarera fue épica. El Chen Ji es el mejor chino de Barcelona (y me atrevo a decir que de España).

David Bagelman dijo...

María Luisa, lo sabia sí, iba aleccionado...pero no en las cantidades!! :P Gracias por pasarte por aquí!!