15.9.13

SANTA BURG. De burgers canonizables.

SANTA BURG, C/Vallespir 51, barrio de Sants, a tiro de piedra de la Estación de mismo nombre.
Era una deuda imperdonable con el Dios de las Hamburguesas. Era un borrón en el expediente hamburguesil de los Bagel (y aún hay otros). Era un pecado mortal que necesitaba de una bula papal para ser redimido. Pedimos audiencia al Señor de Santa Burg y nos acercamos un día que teníamos una hora para comer. Y nos sobró tiempo. Ya conocen aquella milonga del fast food que es trash food. El fast food no existe. Sólo existe la buena y la mala comida. Y no sólo en locales plasticosos con comida a base de polímeros te sirven rápido.
Santa Burg es el local hamburguesero fetiche del amigo Víctor, de ese blog necesario que es Gastrofilia y del que he "robado" una foto que hay por aquí abajo, con lo que ya sabía que nos iba a gustar porque tiene un buen gusto más que demostrado. Tienen aquí su post correspondiente

Santa Burg es un local que al principio nos tiraba un poco para atrás debido al asesoramiento estrellado que recibía, pero ya digo que creí que valía la pena al leer a gente que no se deja engañar fácilmente. Para ser claros, que Santa Burg no es La Royale, aquel engañabobos del Upper Up Diagonal, ideal para snobs cuquiburgers que quieren pagar 20€ por una hamburguesa de no se sabe bien qué.
 Se dice que Santa Burg puede llegar a ser algo más caro que otros locales del ramo. La explicación podría ser que utilizan un tipo de carne de buey Dry Aged, diferente a lo que que sería lo usual, y de una supuesta calidad superior, aunque siempre puede ser un tema opinable. Pero no me voy a meter en eso porque no tengo la más mínima idea. Yo les presento lo que hay y ustedes deciden. De todas formas, el precio no es caro, no lo entiendan mal. Al tener tanta variedad de complementos en la carta y de variedad de bebidas, igual sube algo más la cuenta, pero nada fuera de rango.
Además de esa carne de gama superior, otra cosa nos llamó la atención de forma muy positiva, su apuesta por las cervezas artesanas. Somos muy, muy de cervezas artesanas y ver como cada vez más locales apuestan por marcas que nos encantan, como Fort o Agullons, es motivo de gran satisfacción. Queremos carta de cervezas en más locales, YA. Como las de vino.
 Pero nos ocupa principalmente el buen comer y allá vamos. Pedimos, como no podía ser de otra forma, unas patatas fritas para empezar. Como no podía ser tampoco de otra manera, son patatas de las buenas, de las de verdad, de las que se cortan a mano y se fríen como toca. No comprendo cómo pudimos ser tan imbéciles durante tantos años, comiendo plástico y cosas congeladas de dudoso origen. De verdad, hacer las cosas de forma normal, como me decía alguien del mundillo el otro día, es revolucionario. Son unas puñeteras patatas, ¿por qué no hacerlas como siempre? Pues las de Santa Burg son muy buenas. De ración generosa, y algo más cara que en otros locales, pero de las que te hacen reconciliarte con el mundo patatero. Servidas en cuenco de madera.
Yo elegí una Santa Burg, como iniciación adecuado en la religión santaburgera. Iré probando en sucesivas visitas otras opciones, pero esta me gustó mucho como ya les avancé antes. Ésta es la foto "robada" de Gastrofilia. Mi ímpetu carnívoro de fama mundial me llevó a echarme la hamburguesa en la boca justo en el momento en el que el amable camarero la dejó en la mesa. Y no hice la foto que tenía pensada. A destacar en las hamburguesas eso que es tan importante para que salgan bien: el pan. En este caso, pan consistente y hamburguesa de 150gr que no se cae, no se rompe, no se desmenuza. Resiste.
La acompañante habitual eligió una Santa Chilli, muy sabrosa y gustosa, con ese toque del chilli tan, tan...achilipú? Bueno, ya saben, picante sin ser excesivo y unos bocados celestiales en tan incomparable marco. Carne, chilli y cheddar. Combinación ganadora en el 98% de los casos, como en éste.

Santa Burg es un local no muy grande y que apuesto se llena fácilmente. Tiene televisión y me consta que se puede ir a disfrutar (o a veces no tanto) de los partidos del Barça. A tener en cuenta si buscan una de esas sesiones guarrifestivas de vez en cuando.
Nosotros volveremos a por más, lo tenemos clarísimo. Aunque una virgen presida la sala bajo la televisión.



7 comentarios:

Montse {Rhu and Sam} dijo...

A mi m'han agradat sempre les hamburgueses, de fet a casa mai les hem deixat de preparar, i ja m'agrada que s'hagin posat de moda per dignificar-la i treure-li aquesta etiqueta de fast food que a vegades associem a junk food... com tu dius, només hi ha good food o bad food i la de la foto "prestada" està al seu punt, nyam nyam Sant Burg apuntat!

Víctor Ibáñez dijo...

Primer de tot, gràcies per la mencio i l'enllaç al post que vaig fer el seu dia. La veritat es que després de aquella entrada hi he tornar varies vegades més.
Hi ha altres burgers que son més grosses o que porten més complements, però segons el meu parer, si el que realment valores de una burger es la carn, aquesta es la nº 1.
La meva burger preferida es la Santa Royal, i també m'agrada molt la Santa Beef. També recomano els nuggets, tot i que valen 9 € les 5 peçes, no haureu tastat res igual.

Ah! i la tele es fa imprescindible si vols veure partits del barça amb una bona burger, hahahaha ;)

Xesco dijo...

Un día de estos hablaremos sobre el concepto calidad a cerca de las carnes. ¿Se mide por su ternura? ¿Por sabor? ¿Qué papel juega la grasa? ¿La alimentación de la bestia? ¿El sacrificio? ¿El modo de vida?... En fin, ya tengo futuro post, gracias.
Y por otro lado... ¿Una carne picada que no se desmorone es buen síntoma? ¿Qué crees que podemos poner para que no se desmonte?
Saludos y viva el dios de las burguers!

David dijo...

Molt d'acord com sempre amb tot el que dius, en especial el tema de les patates, em cabreja molt un lloc que les donguin congelades i mal fetes, llarga vida a unes bones patates fregides!!!

David Bagelman dijo...

Sí Montse, la "moda" està molt bé si la qualitat és bona!! ;)

Víctor, que faria sense les teves recomanacions... :)

Xesco, usted es el especialista, hable, hable...le esperaré encantado. Yo soy sólo un consumidor irredento.

Sí David, és el que hi ha...ja dic que fer les coses bé ja és revolucionari...

olocomesolodejas dijo...

Desde la euforia adolescent, dic que avui es la verge de las burgers, demà deu dirá, pero aqui i ara res similar.

SANTA !!

Una abraçada

David Bagelman dijo...

jajajaaja ok!! Molt bon local, sí. ;)