27.8.14

TRILOGÍA DE NUEVA YORK (+1): HAMBURGUESAS.

Seguimos con la segunda parte de las aventuras y dietario de lo acontecido en la capital del mundo. Esta vez nos dedicamos a uno de nuestros bocadillos favoritos y más veces posteado en el blog: la hamburguesa. 
EEUU es la Tierra de los valientes y las hamburguesas, así que como no podía ser de otra forma nos dedicamos en cuerpo y alma a encontrar algunos locales que valiesen la pena y pudieran ser objeto de visita y posterior veneración mesurada. Como en el anterior post, cuatro locales y cuatro espacios para engordar como los ángeles, hasta convertirnos en rollizos personajes alegres mofletudos. 

Vayamos a los locales. Por orden de visita y en ningún caso un ranking. Al final haré unos comentarios a modo de conclusión para intentar dilucidar cuál de ellos me pareció más interesante y digno de posteriores e hipotéticas visitas.
Antes de nada, agradecer a los contactos habituales sus sugerencias y buen hacer.

SHAKE SHACK - Diversas localizaciones
 El Rey de la hamburguesa moderna nos esperaba mucho antes de llegar a NY. Era una de las visitas más esperadas y recreadas mentalmente durante semanas antes de coger el avión. La obsesión Shake Shack, los nuevos Reyes Midas del mundillo y los gurús del hipsterismo fast foodero. Evidentemente fue una pequeña decepción.
No por la calidad de la hamburguesa, que estaba bien, pero es que estaba bien. No me repito, sólo describo. Estaba bien, no era espectacular ni creo que valiese la cola que tuvimos que hacer y que tienen en la foto de arriba. Además de la cola, la espera hasta que llega tu turno y te avisan con esta especie de "busca" noventero hormonado. Total, de rápido poco y no es un restaurante, así que algo falla en el concepto. Es la mcdonalización de la teórica calidad del fast food. Igual mueren de éxito. O igual perduran en la eternidad. 

 Sus hamburguesas son buenas, sabrosas y jugosas. Pero son pequeñas! Demasiado. Para que nos entendamos, son del tamaño de una cheeseburger del McDonald's o tal vez algo más. Pero poco. Es decir, que se disfrutan en unos segundos y se acabó. Y toda esa espera se desvanece como lágrimas en la lluvia. Una pena que no se estiren algo más, la verdad, porque la buena pinta y el sabor lo tienen. Pero el hype mató la experiencia.

 Por dentro la salsa era muy buena. Picante con sus chiles y hamburguesa hecha en su punto.
Siento el desenfoque pero intuyen y entienden el concepto de la burger que tienen delante.
 El Grilled Cheese es baratuno pero es que es un pan de molde con queso a la parrilla. Sin más. Recomendado para niños hartos de carne.
 Las patatas eran considerablemente pintonas aunque les fallaba la textura. Básicamente porque habían estado hechas demasiado tiempo y se notaba ese tacto algo gomoso. Pero la pinta, maravillosa. Y en realidad no estaban tan mal.
 BAREBURGER - Diversas localizaciones
 Aquí, un restaurante de hamburguesas. De los de verdad. Con sus mesas, sillas, carta amplísima, infinitas combinaciones y mucha tranquilidad. Apuntados al rollo orgánico (en auge en todo el mundo y de gran calado en los States), Bareburger fue una experiencia maravillosa.
 Decoración cuidada, atención maravillosa, sin aglomeraciones... 
 Y ante todo, su hamburguesa, en este caso una Supreme. La acompañé con un batido de vainilla tipo peli americana en un diner que era un escándalo. Tamaño XL, vaso metálico para mantener el frío y un sabor increíble a la altura de cualquier helado top de Barcelona y alrededores.
No pedí acompañamiento para la hamburguesa porque ya venía incorporado. En efecto, el bocadillo venía con 3 aros de cebolla tamaño gigante y que eran una maravilla absoluta. Contundentes, en su punto, rebozado nada grasiento y cebolla de verdad tal como rezaba la carta. Ven dos coronando la hamburguesa y otro más en el interior. Maravilloso.

La hamburguesa, tremenda en sí misma. Créanme que ésta sí que era una hamburguesa como para hacer cola por ella. Otro concepto, otro nivel.
Bajo el aro interior, un poco de bacon ahumado y Colby Jack, un queso americano que quedaba genial en la combinación. 

Me gusta la filosofía del sitio, me gusta su hamburguesa y me gustas tú.
 CORNER BISTRO - West 4th & Jane St
 Al parecer Corner Bistro es una institución en NY. Fui doblemente recomendado, desde Barcelona pero también me hablaron de él en la ciudad al preguntar a unos amigos dónde debería ir de visita. Tan conocido es que fue el último lugar donde se vio con vida a Philipp Seymour Hoffman antes de morir por sobredosis según me contaron por ahí... Vaya, un sitio de fama.
Es un local con una gran tele donde ver deportes y una carta que se limita a tres o cuatro tipos de burger. Cheeseburger, normal, con bacon y poco más. Bueno sí, la que elegí yo y que me dejó algo frío... Sólo tienen que ver la foto de aquí.

 Una Chiliburger diferente a lo que esperaba. Tras esa montaña de chili y queso, una hamburguesa abierta con su pan y todo. Para comer con tenedor. Con tenedor!!! Un escándalo, lo sé. Pero la verdad es que la hamburguesa estaba espectacular de sabor y al punto. Pero eso de comer frijoles con tenedor sobre mi carne no fue una buena idea. Una lástima porque era calidad.
Después, las otras elecciones: una hamburguesa normal con bacon y una cheeseburger de toda la vida. Maravillas simples. Sencillas, minimalistas, plato de plástico, no se cobra con tarjeta. Una muy buena elección en local mítico, a pesar de esa lechuga.


 FIVE GUYS BURGERS AND FRIES - Diversas localizaciones
 Y aquí mi número dos de la lista previa al viaje a ninguna parte y a todas en NYC: Five Guys Burgers and Fries. Otra institución de la comida guarrera americana prototípica. Una maravilla, vaya. Aquí no engañan con modernidad impostada ni discursos conceptuales. Aquí hay hamburguesas y patatas en un local blanquirrojo que sí parece un McDonald's o similar. Sin problema. Aquí sabes a lo que vienes y lo tienes claro. Y no les voy a esconder que tras salir del local empecé a notar cómo me subía el colesterol. Literalmente, ahogándome junto a Union Square en una agradable noche de agosto.
En Five Guys las patatas eran de Idaho el día de autos o de la zona que marquen en la pizarra al fondo del local. Y son la repera. Pinta, sabor, textura (para el nivel de un fast food, aclaro).

 En Five Guys te sirven la hamburguesa en un papel de plata. Sin más. Ni packaging ni hostias. ¿Quién se va a quejar al Departamento de Medio Ambiente si éste existiera? 
 En Five Guys no pides bebida. Pides tamaño. Y al fondo del local está la máquina de tus sueños de la bebida. Primero porque vas a poder rellenar el vaso las veces que quieras (o al menos la gente lo hacía y yo lo copié), y segundo porque si quieres una simple Coca Cola puedes elegir entre normal, Diet, Zero, Vanilla, Cherry, Orange, Lemon y un largo etc. Sí, cada bebida con 8 variables. Y hay como 20 bebidas diferentes. El paraíso de la Bag in Box y el jarabe de Coca Cola. Elegí Vanilla Coke como debe ser.
 En Five Guys la hamburguesa normal lleva dos hamburguesas y son 1000 calorías. Sí, si no te fijas bien en el menú y pides la normal, vienen dos hamburguesas. Si quieres una, pide la Little burger. Le llaman Little a la normal, supera eso. Y puedes pedir online y te la llevan a casa. Y el queso es una guarrada maravillosa que se pega a todos sitios. 
 Son unos Willy Wonkas hamburgueseros del S.XXI. Y salí encantado porque era lo que buscaba en un local así.


Conclusiones:
El mundo de la hamburguesa neoyorkina no supera la escena barcelonesa. Hay una variedad infinita pero para comer buenas hamburguesas no hace falta cruzar el Atlántico, tal como sí sucede en otros segmentos del mundo del bocata. Podrán encontrar más tipos, más bebidas, más variedad, lo que sea, pero al final, la hamburguesa como experiencia y en mi humilde opinión ha alcanzado en Barcelona un nivel más que respetable. Eso sí, en el subgrupo de la guarriburger nos ganan por mucho con su infinidad de variables y oferta.
Una curiosidad de este mundo del bocata neoyorkino es que hay una ley que obliga a los establecimientos con más de un local en la ciudad poner junto al bocadillo sus calorías. Ayuda a elegir (...) por rara que sea la normativa. (¿Por qué no en todos los locales?)
Sobre los locales en sí creo que ya han quedado claras mis preferencias. En el lado de la hamburguesa con clase, de mesa y mantel, Bareburger merecía otra visita. En el mundo de la guarriburger, Shake Shack mola mucho por sus locales y ese rollo, pero disfruté como un gorrino extremeño mucho más en Five Guys. No es tan molón y no es más barato que Shake, pero si buscas una hamburguesa guarril en NYC, ves a Five Guys y suda colesterol a gusto. No te será difícil encontrar uno, debe haber decenas de ellos en Manhattan. 
Larguísima vida al bocata americano por excelencia. 

12 comentarios:

Pomper14 dijo...

A este paso vas a publicar "la Nodieta de la hamburguesa" !! Yo espero poder probar una de las de Shake Shack en Londres este Noviembre!!

Alejandra Palés dijo...

Por fin alguien se atreve a decir que la experiencia Shake Shack no es lo más. Viví un año en NY, fui una vez a Shake Shack y nunca más... anda que no hay otros sitios en la ciudad para comer una buena hamburguesa sin aguantar una cola interminable!

Rosa Elena Padilla Ramirez dijo...

La foto de la hamburguesa del shake shak decia comeme!!! menuda pinta....Y la del bareburger ni hablar...

PD: me gusta lo de alegres mofletudos jejejej

Montse {Rhu and Sam} dijo...

Tens tota la raó, no cal anar molt lluny per tastar una bona burguer, tot i que el 2on local fa molt bona pinta!
A mi l'any passat ja em van avisar que les del SS eren una mica "dry" (una blogger que em va passar bones adreces) però veient la cua de Madison S. Park semblava que les regalaven... com dirien allà, estan una mica "overrated" ;-)

Galdón dijo...

Como periodista mierder que soy, el titular que saco de la entrada es: 'No merece la pena viajar a Nueva York'

David Bagelman dijo...

Ya contarás! Y también hay Five Guys!! ;)

David Bagelman dijo...

La dictadura shakeniana!! :P

David Bagelman dijo...

Ni hablar de bien o ni hablar de mal???? ;)

David Bagelman dijo...

Estic d'acord amb la precissió del "overrated"... El Bareburger fa bona pinta i està molt bé!!

David Bagelman dijo...

Incluso: "Blogger incapaz afirma que no vale la pena viajar a Nueva York".

;)

Galdón dijo...

Este otro blogger incapaz, acepta el reto (que no se le ha lanzado) de colapsar sus arterias en Nueva York a no mucho tardar, jaja

ng2429 dijo...

Totalment d'acord! També vaig viure a NY un anyet i mig i res de res. Les de Corner's Bistro per mi les millors! I el Burger Joint at Le Parker Meridien molt bones també!