24.8.14

TRILOGÍA DE NUEVA YORK (+1): BAGELS.

Iniciamos el recorrido gastronómico del agosto en New York con el producto fetiche del blog, el BAGEL.
Llegarán después las entregas sobre hamburguesas y pastrami, dejando para el final otra más en la que recogeremos aquello que haya valido la pena y que no podía tener entrega propia por falta de más elementos de juicio. Ya irán viendo con el paso de los días. Lo que no puedo marcar es la periodicidad de los artículos, pero espero que en una semana ya hayan tenido tiempo de leer los cuatro y puedan haber hecho sus comentarios al respecto si así lo desean.
En estos artículos no les voy a hablar sobre lo acojonante que es NYC o lo mucho que merece la pena visitar Manhattan y Brooklyn. (No nos engañemos, nadie se pasa por el Bronx, Queens o Staten Island y lo saben). Aquello es el centro del mundo pero no les pretendo convencer de ello. 

A NYC fuimos con un par de ideas básicas, una de las cuales era comer todo lo que pudiésemos de aquello que teníamos marcado en una larga lista. Los días son finitos y no siempre pudimos comer aquello que queríamos. Al final pudimos degustar una docena de locales neoyorkinos con solera y nos damos por satisfechos. En ningún momento el objetivo era visitar restaurantes caros, modernos o de moda. No. Buscábamos la esencia del bocata, el comer por 15$, el pedir dentro y comer en la calle, la tradición hecha sandwich (lo verán en la entrada Pastrami especialmente) y ese tipo de cosas. No era la idea visitar cocinas estrelladas y no lo hicimos.
Creo haber comido un par de veces de cuchillo y tenedor pero la escasez de ello es algo que jamás nos avergonzará. Si tenemos manos, por qué no hacer uso de ellas.

Con estas consideraciones previas, vayamos a lo que nos interesa a todos. En esta humilde ruta bageliana vamos a visitar cuatro locales que valen la pena volver a pisar. Cada uno por algo en especial pero todos muy recomendables. Aclaremos una cosa respecto al bagel en NYC: no es un bocadillo barato como tal vez pudiesen pensar. No es que sea mucho más caro que comerlo en Barcelona en su forma sandwich, pero un bagel puede salir por unos 10-12$, así que no se sorprendan mucho si ven esos precios. Un precio justo a tenor de la contundencia del bocata. Y tengan en cuenta que 1$ no es 1€.

BROOKLYN BAGEL & COFFEE COMPANY. (8ª Av & 24/25)
 Animados por comentarios en blogs amigos y por su número 1 en la lista Eater NYC, el primer día nos dirigimos sin dilación hacia este pequeño local en la 8a Avenida. Como gran número de este tipo de locales, 6 mesas y mucho take away para infinita gente con prisa. Mucho caos para pedir ante la prisa de los trabajadores, el bullicio y el no saber bien del todo cómo funciona el tema. Decenas de tipos de cream cheese a escoger y rellenos variados que aún hoy no tengo claro cuáles eran. En todo caso íbamos a por el clásico cream cheese y salmón ahumado de Nueva Escocia. Lox on bagel. Para qué más.
 Uno para cada uno aunque si no son de mucho comer se puede compartir sin problema. Contundencia total, mucho relleno (en este caso cream cheese con pepino a la griega) y un bagel que pesaba medio kilo para redondear una gran experiencia bageliana. Vayan sí o sí.

 Agujeros mínimos en los bagels neoyorkinos...
BLACK SEED BAGELS (200 Vesey St. En CC al final de la calle y junto al Hudson)
El segundo local visitado fue algo especial. Situado en una especie de centro comercial de reciente inauguración y dedicado por entero a la comida (entre otras cosas pueden encontrar un Sprinkles cupcakes al lado) nos encontramos con una novedad en la ciudad. Ya conocido pero por pocos visitados. Su fama lo precede y lo tiene merecido. En esta visita nos desviamos un poco del salmón y probamos también la ensalada de atún y la de huevo. Sin duda la Egg salad fue la ganadora de la jornada. Bagels que pueden montar como quieran o bagels ya predefinidos si no quieren pensar demasiado en la carta. Precios algo más bajos y tamaño a juego. Un entorno diferente, sin alma ni tradición, pero una experiencia más que correcta a la que pueden llegar dando un paseo por el paseo del Hudson river de cara a New Jersey desde el Battery Park. Recomendado take away y a las praderas del paseo.

 Salmón en poppy seeds bagel.
 Egg salad bagel. Maravilloso. Un bocado exquisito.

 Tuna salad bagel. Mejorable contundencia en el sabor. Everything bagel.
DAVID'S BAGELS (1ª Av & 15)

El local más humilde de los cuatro visitados durante la estancia en Manhattan.
Me escapé una mañana que la familia estaba a otros menesteres y acabé en la 2a Avenida con la calle 2 tomando un zumo de naranja y otro bagel de salmón. El salmón de Nueva Escocia es un credo en NYC y somos devotos. Lo piden como Nova, directamente, que lo sepan por si no saben que es al llegar a alguno de estos locales. Un bagel humilde pero sabrosísimo. Servido tibio y crujiente, con el cream cheese que elijas (plain en este caso) y con una cantidad de salmón justa. Sin pasarse y en mesura. Cero glamour en el local, alguna mesa viejuna y mucho take away. Los locales de esta ciudad están diseñados para que no te sientes mucho. Toma el bagel y corre.

ESS-A-BAGEL (3ª Av & 51)

Por último pero no por orden de preferencia, el clásico local de bagels en zona de oficinas. Esto significa que durante la hora del desayuno/comida la cola de clientes sale a la calle. Hay que tenerlo en cuenta. Yo tuve que volver más tarde tras escaparme a hacer unas maravillosas fotos al no menos maravilloso Queensboro desde Riverview Terrace, escena de una mítica imagen de Woody Allen y Diane Keaton. Al volver la cola seguía pero había menguado, así que me quedé. 10 minutos después porque hay mucha gente atendiendo, accedí al mostrador. Publicitan un bagel con Nova, cream cheese, lechuga y tomate, así que me decidí por él. Y no fallé.
Tremendo, espectacular. No deja sitio para postre, ténganlo en cuenta. Tan lleno, que este bagel parecía no tener agujero... Las imágenes pueden engañar porque nos llevan a pensar que todo lo naranja es pescado, pero no, el tomate está infiltrado de forma muy sutil así que no crean todo lo ven. 12$ de bagel más que bien invertidos. Take away, coger un metro y a Central Park a comer. Superen eso.



El esplendor en la hierba (ya me entienden).


Consideraciones finales:
El bagel es uno de los bocadillos nacionales de Manhattan. Tradición judía y europea oriental, presente en todos sitios y en casi cada esquina de la ciudad. Miles de locales de los que hemos visitado 4 y conocido unos cuantos más, pero que evidentemente no tienen sitio en el post. Hemos dejado unos cuantos de la lista para la próxima visita.
Lo decía al principio, el bagel no es barato pero es una comida completa. 10-12$ y tienen hecha la comida o cena del día. No escatiman en producto y la palma se la llevan en BBCC y en Ess-a-bagel donde la experiencia puede dejarles exhaustos sin exagerar. Algo más minimalistas en Black Seed y David's. Si no tienen un hambre voraz, David's. Si quieren comer como Obelix, BBCC o Ess. Black Seed sería un intermedio que sacia pero no te hace rodar. A mi, ya suponen, me encanta rodar...
Tengan en cuenta que todos estos locales están diseñados para comprar y salir corriendo. Puede ser estresante si no van sobre aviso el tener que elegir el tipo de bagel, el relleno y el elemento principal una vez les toca y la fila de pacientes sufridores les presiona. Ideas claras y ánimo.
New York bien vale un bagel. O muchos.


PS: Gracias a los bloggers de cabecera que abrieron camino con sus crónicas previas!!

8 comentarios:

Rosa Elena Padilla Ramirez dijo...

Menudos bagels!! Gracias por tus recomendaciones!! Creo que cuando vaya a NY, también serán pocas las veces que coma con cubiertos.. Estaré atenta para las próximas entregas; -)

Jordi dijo...

Carambita! Si regreso, me apunto todos sus consejos. Abrazo!

Montse {Rhu and Sam} dijo...

Vaya, que os pusisteis la botas con tanto bagel! ;-))) (Confesso que jo sóc més de forquilla i ganivet he he)
Per cert vas llegir aquest article?: "Bagelnomics: The Curious Pricing of New York's Bagel With Cream Cheese" http://www.seriouseats.com/2014/07/bagelnomics-best-bagel-pricing-nyc.html ...just a schmear!
Tens raó, sempre focalitzem en Manhattan-Brooklyn, una pena no deixar-se caure per Queens, Flushing i Rockaway Beach mereixen una visita, però hi ha tantes coses a fer i tan poc temps...

bacoyboca.com dijo...

Ja vam seguir més o menys la vostra aventura veient les fotos. Quina passada, realment s'ha de reconèixer que són únics. Personalment em passa com a la Montse, sóc més de forquilla, però tot te el seu moment. El que està claríssim és que quan tornem a NY; perquè tornarem (ja hem estat 2 cops però 20 més no estaríen de mes) agafarem la teva guia de referència i et demanarem consell. Esperem la resta de info.

David Bagelman dijo...

Gracias Rosel!! Mundo bageliano!! ;)

David Bagelman dijo...

A NYC siempre hay que volver! ;)

David Bagelman dijo...

Gràcies per l'article!!! I a mi no és que no m'agradi la forquilla i ganivet, però era més cara :P

David Bagelman dijo...

Gràcies amics!! Encara queda molt per mostrar... ;)