16.11.13

ELSA Y FRED. Ni fred ni calent.

ELSA Y FRED, C/Rec Comtal casi con Passeig Sant Joan, Born.

 Es un post algo indignado el que les voy a escribir. Raso, corto, claro y contundente. 
Miren, lo que pasó el otro día en este bonito local (eso no se puede negar, la decoración es un valor del mismo) fue esa gota que de vez en cuando colma el vaso y mi paciencia. No es que el local no valga la pena per se, porque seguro que en una determinada oferta puede ser realmente interesante, y la gente que lo llenaba podría ser un indicador de lo mismo. Seguro que si hubiese pedido el pastrami hubiese salido más contento, pero eso no pasó. Por deformación bloguera me encontré con un bagel y claro, nobleza obliga. Y lo fastidiamos. O lo fastidiaron. Con un detalle, perqueño pero importante.

Antes de ir al mismo, otro comentario. Está muy bien que se ofrezcan croquetas y siempre las pido cuando me las encuentro. O casi siempre, pero empiezo a estar un poco harto también de que siempre sean croquetas de ceps la alternativa a las de carne. Pongamos fin a la plaga cepera que no pepera. Bueno, a las dos. No es que no estuviesen bien, pero es que al final me van a saber todas a plástico gasolinero como la trufa barata.
Pero el desastre, o como mínimo el fail del día, fue el Bagel con salmón. A ver, esto no es un bagel. Parece un bagel, tiene pinta de bagel, lleva salmón como un bagel, pero esto no es un bagel. Para comprobar que no es un bagel, atentos al trozo de corteza que se ha caído en la parte derecha. Ese desprendimiento es imposible en un bagel bien hecho. Esto es un trozo de pan con forma de bagel, que igual pinta moderno y queda bien ofrecerlo en una carta a la última. 
 No hay demasiada gente que conozca lo que es un bagel. Por suerte cada vez menos vive ajena al fenómeno (...) bagel, pero dando gato por liebre no vamos bien. Si te ponen esto, te clavan 9'5€ y estás comiendo pan con un trozo de salmón, no te haces fan ni que te lo explique nuestro vecino Mikel. A ver, esto es pan a precio de oro. De baja calidad además. No lo parece, tiene buena pinta, sí, pero no. Que lo llamen por su nombre: bocadillo redondo de rúcula con trozo de salmón.
 Aquí la prueba:
Philadelphia en sólo un lado del "bagel", trozo de tomate, medio kilo de rúcula y una, sí, una lonchita de salmón. 9'5€. Lo que cuestan 10 bagels en el Be My Bagel de Gràcia y que son de verdad.

No sé si es una estafa, pero se le acerca, por precio y por producto. 
Elsa, Fred, tuvisteis vuestra oportunidad.
Larga vida a los que hacen fotos al local. Mala señal si no la hacen a la comida.

7 comentarios:

Montse {Rhu and Sam} dijo...

Ostres quina pena, nosaltres hi vam anar poc després d'obrir i estava prou bé, no recordo les croquetes, ni tampoc el bagel a la carta, era més aviat platets tipus carpaccio, etc. Quina decepció doncs, però vaja tan sols era un bagel :-)))) (ui lo que he dicho!!)

José Jóvena Casañ dijo...

Hola David:
La verdad es que de bagels no tengo ni idea, pero estuve hace un par de semanas en Elsa y Fred y realmente la sensación fue, como bien comentas, de "ni frío ni calor". Las croquetas de ceps, aunque muy manidas por toda Barcelona, hay que decir que estaban buenas (mi cuñado repitió y las pidió de postre, pero él es italiano y no las tien tan vistas).
Al contrario que tú, yo pedí el sándwich de pastrami. Pese a estar inundado de rúcula como el bagel, la verdad es que estaba bueno.
También probé el tartar de atún, el cual recomiendo. También pedimos patatas bravas, que estaban bastante bastante flojitas.
En cuanto a postres, la carrot cake nos gustó bastante también.
En general la comida está buena, pero teniendo en cuenta los precios, las raciones son más bien escasas.

Fops dijo...

Viendo la carta en su web, vislumbrando el estilo de sitio y el barrio en el que está... Lo más inteligente es pasar de largo.

tramussosdafrica dijo...

Jo em vaig abstenir de fer post per no ferir sensibilitats i tenint en compte que era un projecte petit. Però l'entrepà d'una mena de sípia que vaig prendre era demencial. El pastrami bastant passable, els preus passats. Totalment d'acord.

David Bagelman dijo...

Montse, un problema de qualitat puntual i de preus en general, diria....

José, estamos de acuerdo en lo importante. Veo que tú probaste bastante más que yo...yo no sé si volveré a buscar más...

Fops, hay que dar oportunidades...de lo contrario cómo vamos a encontrar los locales que valen la pena...

Rosanna, jo he intentat no carregar-me'l perquè no seria just tampoc. Dic el que no m va agradar, suposo que hi deu haver coses que valen la pena. A la taula del costat van demanar uns ravioli de carbassa que costaven 10€ i eren 4 o 5. Vaig pensar que també era una estafa. Però igual estaven espectaculars...o no. En fi...

Miriam Figueras dijo...

La veritat és que estic molt d'acord amb el post. El que comentes del bagel, és molt cert. Jo no en sóc una experta ni molt menys, però em va semblar que el pa estava molt sec, com també amb el de pastrami, però aquest sí que em va agradar. Després d'anar-hi unes quantes vegades –sobretot pel migdia– i d'agradar-me l'ambient del local i la música, vaig acabar notant que el gust de les croquetes de ceps era pràcticament el de totes les salses que fan servir. Una mica una decepció per mi, a la fi al veure que està molt enfocat al turista. Llàstima perquè l'ambient i els lavabos –s'ha de dir– són molt bonics. :)

David Bagelman dijo...

Doncs estem d'acord Míriam. Una llàstima que el local que és bonic i acollidor sigui car i ofereixin plats escassos i amb quasi enganys, com el bagel. Ja s'ho faran, i no amb mi. :)