21.8.13

Munich y sus Biergarten (I)

Este es un post atípico. Es una guia de viajes simple y que sólo busca enseñar algunos locales por si algun día se pierden por la capital de Baviera, tierra de Ludwig II y de la Oktoberfest. Igual se siente atraídos por su gastronomía o por su futbol, incluso habrá turistas guardiolistas, sin duda. Para ellos, una humilde y escueta guia sobre algunos de esos locales que salen en las guías como lugares a visitar si quieren disfrutar de una experiencia bávara y bárbara en todos los sentidos.

Munich es tierra de cervezas y pretzels (o bretzels). Pan y cerveza a todas horas, acompañadas por carnes en todas sus formas, predominando la salchica (roja o blanca) y el pollo y el cerdo. Vaya, lo que sería el puñetero Paraíso terrenal para quien les escribe. Podría sobrevivir a base de pan enlazado y cervezas durante años, no tengo duda. Empecé el experimento durante los 4 días enteros que pasé en la ciudad y aunque me sentí más lleno que de costumbre, lo achaqué a algún cambio de agua.

Pasemos a lo importante. En Munich existen lo que llaman muy sabiamente los nativos "Biergarten". También vendría a ser un sinónimo de "Paraíso", pero alguien me dijo que también podría ser Jardín de Cervezas. Vaya, que son unos espacios llenos de mesas largas donde poder aposentarte y beber y comer el rato que quieras, pasando la tarde incluso. Se comparte mesa con desconocidos, lo que siempre puede dar paso a una conversación e incluso ligar. Hay leyendas que hablan de que alguien se ligó a una alemana sin ser Alfredo Landa.
En todo caso, en los Biergarten hay normalmente dos zonas: la que te sirven y la self service. Si el Biergarten tiene restaurante al uso, pues es más fácil que te sirvan. En los self service no hace falta ni hablar, al elegir tú mismo la cerveza que quieras y los platos, y pagar directamente en la caja. Ideal para no germanoparlantes tímidos. En algunos Biergarten, avisamos, te cobran el envase, demás, para que lo retornes, y te devuelven el dinero. Si el litro cuesta 7, te cobran 9, y luego te devuelven los dos €, cuando llevas el jarrón de vuelta. También es típico que en cada Biergarten te sirvan una sola marca de cerveza. Así que vayan según preferencias. En otros van rotando e incluso en algunos tienen varias marcas (raro).

En esta entrada les voy a hablar de dos Biergarten muy diferentes. El primero, el más conocido, el más importante, el de más rancio abolengo, el más hitleriano incluso...La HOFBRÄUHAUS. Cervecería y restaurante al uso tradicional, sirve comidas desde hace...500 años. No en el mismo enclave, pero sí en espíritu. Proveedora de cerveza a la Casa Real bavaresa, los Wittelsbach, leo que aún hoy es de propiedad estatal...tremendo. Es un local típico, donde sentir la cultura bávara (otrora llamada folclore) y donde te encuentras a una banda de música tocando para la clientela embutidos en los trajes tradicionales bávaros. Los camareros, en todos los Biergarten al uso también lo hacen. Señas de identidad.
La Hofbräuhaus es un local para visitar sí o sí, y si quieren comer, no está mal. No es lo mejor de la ciudad pero se puede comer por un precio más que aceptable. Y es que hasta en Alemania se puede comer más barato que en el rico país que es éste en el que vivimos. Se piden una cerveza de medio litro o de litro, y unas salchichas. Y listos.
Precios y tipos de cerveza:
En este caso, salchichas blancas, lo que aquí llamos bratswurst y allí no tanto. Acompañamiento de kartoffelnsalat clásica. Un plato recomendable, muy digno y no caro.
Medio pollo al horno, con la misma ensalada de patatas que antes. Aquí no se andan con tonterías de cuartos y muslitos. Medio es medio. 
Y algo de cerdo que no recuerdo cómo se llamaba. Pensé que sería el famoso codillo, pero no. Un filete muy tierno y que se dejó comer bien, junto a esa pelota patatera de textura à la mochi muy curiosa...
Un local al que vale la pena ir porque es el más recomendado y famoso de las guías y donde van a poder comer bien sin más. Y beber mejor.

Otro día nos dejamos caer por la LÖWENBRÄUKELLER. Y aquí tocamos el cielo gastronómico muniqués biergartenense. Más alejado del centro e ideal tras visitar el Nymphenburg, se puede llegar a golpe de tranvía y metro a este rincón donde encontraremos un Biergarten más típico. Zona self service y zona con manteles, donde te sirven. Y cómo nos sirvieron...
Empecé probando una cerveza que por lo que pude entender debía ser un mixto entre negra y limón (Dunkel?) y que estaba realmente muy bien. Curiosa mezcla, típica por esos lares.
Después pedimos unas verduras como entrantes y para disimular que resultaron un espectáculo...Con una especie de bechamel por encima, y al horno, resultaron una grata sorpresa. Y sana!! Si le quitas la salsa, más, claro. Pero muy sabrosas y en su punto crudité. Al fondo, remolacha que también se dejaba comer como acompañamiento. Muy bien.
Los bagel que no escriben aquí se compartieron medio pato, que estaba en su punto y como pude comprobar DELICIOSO. Qué jugosidad tan bien conseguida. Eso son años de buen hacer, sin duda. Y patatas mochi all around.
Y para el final otra grata sorpresa...el chucrut de la Löwenbräukeller es perfectamente COMIBLE. Estaba bueno, en serio. Ya sé que no les gusta, y puedo dar fe que me comí algún otro por ahí que no estará en el podio de lo mejor de Munich, pero este...increíble. Fue una sorpresa total y pude disfrutar como un muniqués de verdad. Casi alta cocina, o lo parecía. De verdad, casi nunca les engaño.

Esta es la primera parte del München Tour y no podía no estar dedicado a lo mejor de la ciudad, que son sus Biergarten. Faltan más y les dejo para el próximo post nuestro favorito. Decir también que si ven que en Barcelona hay un Biergarten, no hagan mucho caso. Les van a sablear por tres salchichitas y no van a disfrutar nada. Es un decorado. Lo de Munich es demencialmente bueno y necesario. Experiencias para ser vividas.
"Los europeos que no viven en el sur son unos aburridos y no salen de casa". Claro, los que se pasan la tarde en el Biergarten socializando deben ser todos italianos y españoles de paso. Claro. 


PS: No puedo evitar esto: 
El Pretzel, deconstruído a base de mordiscos. Próximamente, más.


6 comentarios:

Sonia - L'Exquisit dijo...

Jo tb he estat a Alemanya aquest estiu, pero no a Munich i puc dir q tb vam menjar molt be i barato...vam menjar el mateix q tu, vaja... :-)

David Bagelman dijo...

Tu sí que en saps Sònia!! :)

Seraidi Chesney dijo...

Para la próxima pasaros por http://www.weisses-brauhaus.de/ y probar el "Münchner Schweinsbraten"
Saludos!

Montse {Rhu and Sam} dijo...

El teu post m'ha fet venir records de quan, en el meu intent d'aprendre alemany, vaig passar un estiu a bayern ara fa 13 anys!!!! (Buf) Ha passat molt de temps però ho recordo tal i com ho expliques ;-) A la H només hi vam entrar pel morbo històric je je però vam menjar a moltes altres BH. Vaig tastar tota mena de 'butis' i gastro local com les knödel i vaig tornar feta una boleta amb tanta mantega. Els biergartens són perfectes per a l 'estiu i també recordo les festes de poble, preludi de l'OF, on tothom anava vestit amb els lederhosen i les bavareses portaven dos gerres de litre de birra a cada mà!!! Hem de tornar ;-)))) Esperant la 2a part del tour...

Romana De Lillo dijo...

uhi, si me sonaba este BierGarten !!! a finales de julio he recibido una postal (sí, en mi familia solemos todavía enviarnos postales de los viajes que hacemos) con foto de este mismisimo local ... habrá que ir !!!

David Bagelman dijo...

Romana, claro que hay que ir!! :)