28.4.13

AKASHI GALLERY - FARFALINA. Brigadas internacionales contra la crisis.

La entrada de hoy es diferente. No se trata de la visita a un local sino a dos y con un mismo objetivo, que no es otro que descubrirles un par de menús a precio muy asequible que va a servirles para comer bien y sano por poco dinero. No es cuestión de encontrar el rival de Topik. No es el objetivo. Quiero mostrar un par de locales humildes en el que hacen las cosas bien y que vale la pena visitar. La idea no es ni ser los mejores ni salir con una barriga tamaño visita a Wok buffet libre tras 3 años en un gulag siberiano. 
Precio, atención al cliente, apoyar a gente que trabaja humildemente, sin padrinos, con clase, diferentes. Escribí esto el otro día al respecto en mi otro blog.
Quiero, y sería un infinito honor, que este blog pueda ser plataforma de lanzamiento de pequeños locales a los que hay que cuidar.
Lo peor del caso es que las fotos no les van a hacer mucha justicia, pero para enmendar este detallito, tendrán que dejarse caer por los locales en cuestión.

Comencemos:

AKASHI GALLERY, tetería, galería de arte, bar, restaurante, en Rosselló con Enric Granados, Barcelona san.
Es un local que descubrimos hace unos meses en un paseo rutinario y que acabó en una experiencia bien curiosa en este diferente y bonito local. De hecho acabó con nosotros descalzos en un tatami tomando un té importado de japón que era delicioso. La carta de tés es impresionante y cuesta decidirse,  pero no creo que fallen elijan el que elijan. Eso sí, no son baratos al ser extremadamente extraños. Y tradicionales. Pero vale la pena la experiencia del tatami y sentarse en el suelo junto a una de esas mesas bajas que hemos visto tantas y tantas veces en los dibujos japoneses como Shin Chan.
Me gustó el local, el trato amabilísimo y salí convencido de que volvería a probar alguno de sus menús. Y eso hice. El que les traigo es el más barato, 7'90€, que incluye ensalada de algas, sopa de miso, té y plato principal en forma de onigiri. Y aquí lo tienen:

Ya he avisado que siento la calidad de las fotos. Era un día tormentoso y oscuro y el local no está muy iluminado para preservar ese ambiente íntimo y relajante. Aquí abajo, los onigiris (no mucho que ver con los míticos del Can Kenji) muy resultones y que cumplen su función perfectamente.
Para completar el menú, pedí un helado de sésamo que no viene incluido en el mismo. Capricho, sí. Y valió la pena porque soy muy fan de este sabor y del sésamo en general en todas sus formas.
Aquí la tarima del tatami donde deben descalzarse para sentarse alrededor de esas agradables mesitas.
Ya saben, un local diferente con una propuesta diferente y con un encanto especial.
En Akashi además organizan diferentes tipos de eventos, como Ceremonias del Té, intercambios lingüísticos japonés-castellano/catalán, exposiciones fotográficas y un etcétera que demuestra el dinamismo de estos nuevos locales que no quieren encorsetarse en una única actividad. Muy bien.


En segundo lugar pero no menos importante:

FARFALINA, que ha vuelto a su emplazamiento original esquinero y con un encanto difícil de igualar en Villarroel esquina Buenos Aires, tras un tiempo colaborando en la Llibreria +Bernat a unos metros de allí, como ya les mostramos hace tiempo.
Ahora, Jacqueline, una bávara emprendedora que lo da todo, ha vuelto a su minúsculo local donde consigue hacer maravillas y un gran menú a 5'90€ que tiene un éxito más que considerable en el vecindario. Es un local con 4 mesitas y 3 sillas en la barra, de 12 m2 más o menos (soy de letras, ojo) en el que trabaja sola, produciendo, atendiendo, sirviendo y siempre con una sonrisa en la cara. Ni ella ni el local dan para más, está todo calculado, no se crean. Pondría la mano en el fuego que su clientela es de la que vuelve cada día, porque el local está muy bien y se come sano y muy bien por cuatro duros. 

El menú se compone de un acompañamiento, un plato más contundente y la bebida. Como ven aquí encima, los platos van cambiando cada semana o cada día incluso. Así, combina carnes y verduras para que si vas continuamente puedas elegir variedad y no tengas que repetir. Muy bien.
Nosotros hemos ido algunas veces y hemos comido cosas como: crema de calabaza y burrito de pollo y verduras; hummus; crema de brócoli y maíz, lomo de cerdo al romero y a la sal con puré de calabaza y cebolla caramelizada...El otro día tenía una hamburguesa de avena que tenía una pinta...Ustedes combinan, ustedes mandan.




Luego para completar el menú y ya aparte pueden pedir un café con leche (de los mejores que he encontrado en la ciudad) o algo de pastelería casera que siempre tiene en la vitrina. Como este pastel de fresas de la última visita. Les garantizo que no se arrepentirán.
Farfalina es un local ultra simpático. Se le coge un cariño especial y se merece nuestras visitas cíclicas. Como el anterior local, también hace cosas diferentes. Farfalina alquila su pequeño espacio para clubs de lectura, intercambio lingüísticos o lo que quieran. Además, los sábados por la tarde-noche, de 7 a 12h, hacen las noches bávaras en las que sirven comida de Munich y alrededores en formato tapas (por el tamaño de las raciones). No se centran en las típicas salchichas, que incluso a veces no sirven e intentan ofrecer más variedad y dar a conocer algunos platos menos famosos para el gran público no entendido en la gastronomía bávara. Y cervezas, aunque por cuestión de precios y márgenes no puede ofrecer todo lo que le gustaría. En todo caso, una iniciativa loable, y que según me comenta la propietaria ha tenido una respuesta más que satisfactoria. Si buscan una cena bávara ya saben. 
Un local en el que por las dimensiones y por estar regentado por una sola persona hacen maravillas. Y hay que valorarlo. Ya les he comentado el por qué.

4 comentarios:

starbase dijo...

Diria que la recomanació oriental la he vist a la tele, no se si a l'enyorat programa gastronòmic d'Oscar López al circuit català de TVE o similar... ja aleshores em va venir ganes d'anar-hi i ara encara més.

Fantàstica campanya de difusió que comença de la millor de les maneres :)

David dijo...

Gràcies Òscar!! Per les paraules i per la difusió! :)

Rhu Sam dijo...

La carta de tés i el gelat de sèsam m'han convençut ;-))) I de la cuina bàvara en tinc bon records (malgrat l'excès de mantega!). Propostes interesants i igual que al post anterior, una iniciativa més que encertada això de donar a conèixer petits locals que d'altra manera potser ningú en parlaria. Montse

David dijo...

la carta de tes és llarga eh...ja la veuràs si et deixes caure!!

Sobre la mantega, ja et dic q els plats que es serveixen al menú no són bàvars ni tenen cap excés de grasa, al contrari. És menjar sa i saludable!!

Gràcies per pasar-te!