12.1.13

La Cañota no es la caña.

LA CAÑOTA, C/Lleida 7, zona Plaça Espanya, Barcelona.
La Cañota es un bar de tapas moderno y de corta vida aún como tal que pertenece al Rias de Galicia, una de de las marisquerías más famosas de la ciudad y que es propiedad de los hermanos Iglesias, a la vez socios de Albert Adrià en Tickets. Hago la introducción para dejar claro que es un local popular y famoso al tener los propietarios y padrinos que tiene y haber sido promocionado hasta la saciedad en el último año más o menos. (Llego tarde al post, no hace falta que lo piensen)

No es muy difícil encontrar por la red, si buscan un poco, multitud de artículos laudatorios e hiperbólicos sobre las experiencias vividas en el local que nos ocupa: "El arte de la tapa", "El éxtasis de la tapa" y encíclicias de ese tipo escritas por gente muy diversa y muy fiable en muchos casos. Entusiasmo a raudales. Lo entiendo porque seguramente puede pasar, pero la verdad es que nuestra experiencia no fue tan orgásmica como para titular de forma similar. (Ya ven el gran chiste que hemos hecho en el titular)


No nos malinterpreten, no comimos mal y no es éste un post escrito con intención de destrozar nada. Simplemente me parece que muchas veces hay demasiado ruido y pocas nueces. Y suele coincidir con locales que hacen mucho ruido (...) y a los que llegas presuponiendo no sé qué y luego te encuentras con aquello de que para tal viaje no eran necesarias tantas alforjas. Pero como ya sabes que esto pasa, también vas con precauciones porque lo has visto más de una y de seis veces.
Lo que pasa es que a veces incluso sospechas de si la gente que se entusiasma tantísimo en locales tan normales ha comido en muchos más restaurantes en los anteriores 5 años. 


En fin, vayamos a presentar una selección de tapas cañotiles que nos dejaron ese buen gusto por la comida aunque menos, sinceramente, de lo esperado.

Todo fue pedido para ir picando y compartir, que para eso estábamos en un bar de tapas. Un poco de todo y nada de mucho. Buenas ideas y platos más inspirados que otros.

Ensaladilla rusa con huevas de salmón. Una ensaladilla realmente suave y exquisita con ese toque de las huevas rojas que nos encantan. Pero, ¿son necesarias? ¿Qué aportan en una ensaladilla rusa que no se hace tradicionalmente con salmón de ningún tipo? A la vista de la ración, parece que aportan simplemente un sobreprecio al platillo. Buena idea, escasa tapa.
Anchoas espectaculares. Esto es materia prima de calidad. Exquisitez absoluta. Y es que muchas veces no hace falta nada más.
Empanadilla de atún. Decepcionante. Un bocadito de algo que esperaba me emocionara y casi lloro de la nadería. Si tienen mucha hambre pidan 6 ó 7 y seguro que al final llenan.
Croqueta de bacalao (?), muy cremosa, recuerdo que me gustó mucho.
La croqueta de pollo también me gustó mucho. Pero es que las croquetas me gustan casi siempre!!
Clásicos pimientos del padrón que ya nunca pican.
Patatas bravas a la gallega. Interesante. Son patatas cocidas a la gallega, como las que se pueden comer con el pulpo, pero con pimienta y una salsa brava algo picante y mayonesa. La verdad es que el conjunto es resultón y estaban realmente buenas, pero el tema es si a esto se le pueden llamar bravas. Un debate conceptual que aquí no toca y que prefiero haga Quim Monzó (busquen su debate con Moritz al respecto). En todo caso, bien, mejor de lo que puede parecerles a los alérgicos a la patata cocida y judías verdes.
Para acabar, pedimos para el pequeño gourmet una botifarra con mongetes realmente sabrosa. Un buen platillo, contundente, sabroso y con una butifarra de calidad además de una gran base. Tradición versionada de forma correcta.
De postre compartimos un decepcionante pastel de queso pasado de mermelada y de contundencia...Lo que vendría a ser una especie de ladrillo de proporciones bíblicas que no estaba mal per se, pero era excesivo por el espesor de su masa.
Para acabar, comentar que el precio se pasó un poco, creo, de lo que debería haber sido teniendo en cuenta que no pedimos demasiadas cosas y que nada de lo que comimos era marisco o jamón del bueno buenérrimo. Son locales que en cuanto pides cuatro cosas el precio se te va a 20€ por cabeza y te quedas un poco con la sensación de haber comido más bien poco. Mucho platillo y raciones pequeñas a precios grandes. Es así. No me importa pagar 20€ de vez en cuando cuando salgo a comer, pero depende cómo me parece que la RCP no se ajusta. Aquí la calidad bien, pero el precio por encima.
Es mi opinión. También les he dicho al principio que ha habido gente que ha tenido experiencias místicas en el mismo sitio. Yo no. Y no inventa nada ni ofrece muchas cosas que no encuentre en lugares similares a precios similares o más bajos.

Bien por si estás en la zona, seguro, pero tengo dudas de si compensa un viaje expresamente hasta allí si vives un poco más lejos. 




PS: Podría haber titulado "La Cañota no es la caña en la zona de Plaza Espanya". Y tan ancho.

11 comentarios:

Ricard Sampere dijo...

Molt bona descripció del lloc. Vaig estar-hi, però no el vaig publicar perquè ens vam oblidar les fotos.

I comparteixo l'opinió que no sé que hi veurien els dels comentaris "so excited". O potser van tenir un tracte diferent del que es té, quan es va com anònim a llocs com aquest.

I també penso que és important i constructiu, valorar els llocs amb lo positiu i lo negatiu que hi veiem. Que això és com els examens.... que no ha de treure tothom excel.lent.

Salut..!.

Anónimo dijo...

Merda!

La Cañota es un pendiente al que me gustaría ir, pero la verdad, leyendo tu crónica tampoco me quedan muchas ganas, y viendo las fotos... tampoco :(

Comparto el tema de la ensaladilla, por qué le ponen huevas!?

Ah! y patatas bravas a la gallega? #WTF?

Las patatas que acompañan al pulpo, son en rodajas y con piel... eps! en mi zona al menos :)

Salut,
Cris

Arantxa Ruano dijo...

Me da una rabia lo de los bares de platillos que a la que pides cuatro ncosas se te va la cuenta de las manos.... y si los platillos fueran para tirar cohetes aun, pero suelen ser tapas más o menos bien puestas. En fin, que defenderé hasta la muerte que la tapa estilo viejuno no muera.

Neus. La meva Barcelona. dijo...

El vaig veure aquest estiu i vaig pensar, hi aniré!
No m'agrada marxar dels llocs amb la sensació de que he pagat massa.
Cada padrí que té un lloc puja uns eurillos el plat, aquesta és la meva sensació.
petÓ!

Tomàs Cortés dijo...

Jo havia anat 4 o 5 vegades amb amics i els seus nens i donaven menjar molt digna i al pis dalt encara que sorollós si podia anar, l'ultim cop finals del 2011 i aixó es el que vaig escriure en aquella epoca, veig que continua igual. (Sorpresa en entrar, nou ambient, s'ha posat de moda la tapa, es nota el canvi de direcció que han donat des que s'han convertit en socis dels Adrià. A mi m'ha decebut, esperava la Braseria Cañota de tota la vida i m'he trobat amb un diguem bar de tapes. No tornaré.)

David dijo...

Ricard, ja vaig llegir el teu post enfurecido i aquest post meu no deixa de ser una variant que critica el que allà explicaves...llocs apadrinats i crítiques entusiastes...en fi. I gràcies pel comentari!

Anònima Cris, no se tienen que quitar las ganas, ya digo que no es que se coma mal, pero vaya, que si quieres comer muy bien te va a salir más caro...Lo que digo es que yo no voy a cruzar media ciudad expresamente para ir a comer teniendo cerca 231 sitios similares...

Arantxa, queremos tapas de verdad y platillos que sean platillos también en el precio!! ;)

Neus, tu que camines per tot arreu si tornes a passar-hi doncs entra a veure què tal, i tant! No menjaràs malament, crec jo. I veus alguna de les sorpreses que no he relatat... ;)

Tomàs, la veritat és que és el que diu la web mateixa. Un gran canvi per passar de la braseria que s'estava morint a una mena de reinvent modern de la tapa clàssica. El meu fill va sortir content amb la botifarra, però vaja, que per això no cal ser soci dels Adrià ni anar fins Montjuich.

La meva queixa principal és que acabes dinant bé però amb la sensació de que pagues massa pel que dines. I no m'agrada, com diu la Neus, que això passi. En tot cas el menjar bé. Gràcies pels comentaris.

Il Tartufo Bianco dijo...

Me encantan tus opiniones, y como las trazas... desde luego me habían hablado del sitio, pero no voy a ir... tu crónica es impecable. Hace mucho que te sigo! Yo ahora he estrenado un blog de emociones gastronómicas, si quieres le puedes dar un vistazo.
Gracias!
Gemma
http://iltartufobianco.wordpress.com

Lisi Lluch dijo...

David, ¡cómo me he reído con tu post! Y el título... Jeje.
Realmente con lo de mucho ruido y pocas nueces, has acertado. A mí me pasó lo mismo con el Tickets, aunque yo me cebé demasiado. Me gusta el tono justo de tu post. ¡Las cosas como son! Bon profit

David dijo...

Hola Lisi!! Gracias por esas palabras...pero yo he de decir que prefiero gastarme más dinero en Tickets que en algunos otros sitios más baratos! ;)

Siempre es un placer leerte!!

Massimo - Italia dijo...

Siempre me gusta muchísimo tu honradez - es la palabra - que se ve también en esta crítica. Se nota como te empeñas en decir la verdad; eso sí,siempre teniendo en claro que es la verdad así como tú
la ves. Que, al fin y al cabo, es la única verdad que podemos decir (si es que no me pongo demasiado metafísico :) ).
Yo soy italiano, vivo en Cagliari, pero siempre que puedo hago una escapada a Barcelona (también a Madrid, la verdad), con mi pareja mejor pero, si ella no puede, alguna vez también solo. Concretamente, viajaré la semana que viene y, como cada vez, voy buscando bares y restaurantes nuevos para probar. Y tus recomendaciones, desde hace unos años que conozco tu blog, son preciosas. Gracias (y perdona mi castellano un poco extrafalario).
Massimo

David Bagelman dijo...

Hola Massimo, tu castellano es perfecto!! Muchas gracias por tus palabras, intento dar una opinión realista fuera de emociones falsas o patrocinadas. Lo que veo es lo que escribo. Espero disfrutes de tu próxima visita a la ciudad y aciertes en todas las visitas!!

Hasta pronto!!