3.1.13

PICNIC. Tienen huevos. Benedict.

PICNIC, C/Comerç 1, en el Born junto a la Ciutadella y Passeig St Joan.

Años han pasado desde que conocí Picnic de la mano del blog de Mikel Iturriaga en un post sobre locales para hacer brunch en la ciudad que nunca duerme (bueno en las Ramblas). Y mucho tiempo había pasado también desde mi última y agradable visita. En el paréntesis ha sucedido una cosa bastante previsible: el local se ha ido llenando.
Es un éxito y cuesta encontrar sitio si vas sin reserva un domingo antes de la 1 de la tarde.

¿Antes de la 1? Sí, un brunch es algo así como un desayuno que se hace tarde o una comida que se hace muy pronto. Pero esto ya lo saben porque lo hemos explicado alguna que otra vez. Te ahorras una de las dos comidas y tan contentos. Antiguamente te comías una butifarra con huevos fritos y ahora vamos con menús pretendidamente sofisticados que son tradicionales. En New York, pero tradicionales. El debate sobre si brunch SÍ o NO no lo tendremos ahora. A nosotros nos gusta lo que se ofrece y lo tomamos cuando apetece tomarlo. Igual eso que un vermut con berberechos, anchoas y Espinaler. No hacemos ni distinciones ni prisioneros. Y no nos sentiremos destructores de nuestro patrimonio gastronómico porque hay oferta para todo y tiempo para lo mismo. 

Tanta es la oferta y tan poco el tiempo que nos es dado para disfrutarla...(y dinero). 

Picnic es un local donde hacer un brunch más que respetable, aunque tal vez los precios se puedan ajustar un poco más. Pero no lo sé porque no conozco el coste de producción. Es un local con tres ambientes: arriba nivel entrada, un comedor con mesas y diversas barras, y una terraza. Si eso se llena, en la parte de abajo tienen el sótano de la mesa comunitaria, que es otra tendencia en Barcelona. No eres moderno ni eres nadie sin una mesa comunal donde compartir asiento con otros clientes. Y no me parece nada mal, que conste. Así ves cómo come la gente y qué come, antes de pedir lo tuyo. Y si son solter@s igual tienen hasta suerte. Pero volvamos al tema. Ese domingo nos tocó comer en el sótano, que también estaba lleno, y se pierde algo de gracia, pero no hay problema. Se pierde algo de gracia y tal vez tarden un poco más de lo recomendado en traer algún plato, pero bueno, se perdona si no hay prisas. Que era domingo.

¿Qué se come en un brunch clásico? Huevos Benedict sin duda. Y en Picnic los hacen y además son de Calaf, Home of the Eggs. Y están muy buenos, todo sea dicho. Pero hay más. Depende de la hora a la que vayan no me perdería unos pancakes, ese típico desayuno de peli/serie americana. Tortitas con sirope de Arce. Y se sentirán como en Padres Forzosos, o algo peor.

Nosotros nos decantamos por la orgía total brunchera, que significa un poco de todo...

Tomates verdes fritos, algo ligero para empezar y que en realidad son tomates verdes fritos. Bueno, rebozados y fritos. Muy buenos y sin los dramas de la pelicula homónima.
Al ir con hambre nos pedimos también unos pancakes que estaban realmente muy buenos...frutas, sirope y mucho dulzor. Algo más finas y diferentes a las del Brunch&Cake, pero las volvería a pedir si fuese algo más temprano y quisiera desayunar más que comer.
Huevos Rancheros, de Calaf, revueltos (scrambled) sobre una especie de crêpe y combinados con patatas y ensalada. Detalle langostinero y frijolero por encima.
Y los magnos Huevos Benedict (que dieron nombre artístico a Dirk, el Phoenix guaperas del Equipo A en su momento...). Son huevos escalfados sobre lo que llaman english muffin y que aquí diríamos que es un bollo de pan. Espinacas, salsa holandesa y en este caso salmón (alimento fetiche del blog) y no bacon. Junto a esta bomba, patatas y ensalada. Muy, pero que muy recomendables. (Pero a 14€, por eso mucha gente lo pide como plato único, sin entrantes). Es un plato que creo justifica la visita. Por eso casi todo el mundo lo pide. Básico.


Si se dejan de prejuicios antibruncheros, comerte esto a las 12 del mediodía es el Cielo. O a la 1. El problema con Picnic es que si siguen haciendo como antes, cambian la carta entre semana y dependiendo de si es mediodía o noche. Pero el fin de semana hay esto sí o sí. 
Al final, por unos 15€ si no pides entrantes te sale una comida-desayuno más que digna. Y esto es lo que cuenta. Y sobre la pijada americana y su influencia hablamos en otro blog.

8 comentarios:

Marta dijo...

Tiene buena pinta, como siempre en Barcelona el problema es el precio, pero entre alquileres e impuestos tampoco se les puede pedir lo mismo que en otras ciudades.

Yo no entiendo el problema con el brunch. Que sería de Europa sin la patata o el tomate, o Italia sin la pasta, o como sería la comida japonesa ni no hubieran adoptado los palillos chinos. No creo que a base de hacer brunch se vaya a perder el vermuteo. El vermuteo seperderá porque no tendremos un duro que gastarnos.

M.

Anónimo dijo...

Benvolgut,

Vinc de passar uns dies al País Basc i d'observar i participar del que, si se'm permet la blasfèmia, podríem anomenar "euskobrunch": uns quants "pintxos" abans de dinar. Personalment, haig de dir que vaig fracassar sempre, és a dir, vaig acabar convertint l'"euskobrunch" dels pintxos i les cerveses en el dinar...en fi, després de 8 o 9 pintxos i tres canyes no hi ha estómac ni collons de dinar. Per si en teniu l'ocasió, recomano especialment el pintxo de "carrillera de ternera al vino sobre puré de patatas" i si el local té bona pinta, qualsevol de bacallà amb pebrot vermell.

Molt bon 2013!

David dijo...

Marta, tienes razón con lo del precio, pero a veces se abusa un poco. El desayuno de hoy en La Pubilla, con juevos, salchicas, morcilla, patatas, pan, me ha costado menos que un plato de Huevos Benedict. No sé, el problema del brunch ahora mismo es que pagas el nombre y no lo que comes. Es la moda y queda bien decir que vas de brunch, y eso es lo que pagas. Yo seguiré yendo, pero hay que controlar precios...

Estimat anònim (R?), no es pot anar al PB a jugar contra ells. Ells es fotran els 8 pintxos i després el txuletón a la piedra i com si res!! Ara, jo signo el pintxobrunch cada dia, per sobre dels benedict!! ;)

Marta dijo...

David, si estoy totalmente de acuerdo de que se abusa del precio de ciertas cosas: los brunch, los cupckes, según qué hamburguesas... Hay muchos sitios que se pasan con el precio una jartá, y no es por los costes fijos, pero al final todo suma (Y abrir un local en BCN además de caro es un dolor de cabeza increible)

David dijo...

y algunas cosas a lo que llaman brunch no lo es, por no hablar de lo que se maltrata el concepto "cupcake", que de repente todo el mundo sabe hacer...

Víctor Ibáñez dijo...

mmmm, pancakes...Es interesant saber bons llocs on menjar pancakes.
Entre les meves postures pro cupcakes, Ous Benedictine i Pancakes, Ultimament em sento més america que George Washington... ;)

A la seva pagina veig que tambe fan brunch el divendres. A veure si un dia m'hi escapo.

David dijo...

Víctor, et sents una miqueta criticat també per aquests gustos americans?? jajaja pancakes conec només aquí i al brunch&cake, però suposo que al Milk o al Marmalade deuen tenir també...

La Patente dijo...

¡Lo de la mesa comunal es muy divertido...!