27.9.10

159. Pinball, 1973. Murakami en sus inicios.

Una rareza de libro, en varios sentidos.
El primero, es que este libro no se tradujo al inglés fuera de Japón hasta hace un par de años, y eso que es de 1980. Tan solo se podía encontrar en japonés o inglés en el mismo Japón, no fuera. En otro sentido, una rareza en lo descrito por el dios a lo largo del libro mismo.Sobre el argumento, pues no sabría bien cómo definirlo. Trata sobre una máquina de Pinball, sí. Sobre la relación entre nuestro protagonista y ella. Una relación compleja en la que llegan a tener una de las conversaciones más increíbles jamás presenciadas por quien les escribe. Tremendo. Este mismo protagonista se despierta un buen día en su casa flanqueado en la cama por dos gemelas a las que acoge sin saber cómo llegaron a él ni tan siquiera. Un tipo que se dedica a traducir textos al inglés y que en su juventud gustaba de escuchar a gente con cosas extrañas que contar. Y la historia del Rata, un personaje misterioso que es amigo del protagonista y que deambula por la historia, mezclándose incluso con la trama principal aunque viven historias en principio paralelas.
En la historia se encuentran también elementos recurrentes en el posterior y más maduro Murakami, como son los gatos o los pozos, piezas clave en la literatura murakaniana.
Añadir a la genialidad de la conversación entre nuestro hombre y su máquina de Pinball el funeral por una caja de cables de teléfonos al que las gemelas tienen mucho cariño...
Grandísimo siempre. Genial. Incluso en una obra de juventud.

1 comentario:

Sonia - L'Exquisit dijo...

David, no encuentro tu mail por ningun sitio...me escribes a blogexquisit@yahoo.es, para la kedada del martes?

Un abrazo,