14.3.13

NONONO. Positivismo en el callejón de los milagros.

NONONO, Passatge Lluís Pellicer, entre Muntaner y Casanova, Barcelona. 
El restaurante NONONO del mediático, entre otros socios, Isma Prados, es una realidad muy interesante en el panorama gastronómico barcelonés. Es un local diferente, con una filosofia diferente y que es comunicada especialmente bien por el televisivo Prados, como pudimos comprobar en nuestro reciente encuentro en Girona. Una filosofia que les dejo aquí en forma de foto y que me parece que hay que apoyar como cada uno pueda. No van a encontrar en el restaurante ningún frito. Declaración de intenciones. Aquí se viene a disfrutar cuidando la salud.
En este caso optamos por dejarnos caer y disfrutar de una comida de origen ecológico biodinámica. De hecho apoyamos la causa, por ejemplo, no teniendo microondas en casa y comprando producto de proximidad siempre que podemos. Miren, nos gusta esta filosofia y creemos que tal vez nuestro entorno agradecería volver un poco al sentido común y dejar de comer ciruelas de sudáfrica, por ejemplo. Pero este es otro tema que no vamos a tratar ahora.
El local es muy agradable y está decorado con mucho gusto. Sorpresivamente parece que no han escogido a Herr Dekorator y se han decidido por otro con mejor gusto. 
Para seguir con esa filosofía natural y ecológica, las cervezas son éstas:
Muy buenas las dos, mención especial a la curiosidad de la espelta. Larga vida a la cerveza.

Para comer, puedes elegir menú al mediodía, o carta. En el menú se pueden combinar platos entre tres categorías. Dependiendo del tipo de plato el coste varía. Dos opciones para A, B o C. Tú combinas, tú eliges y tú pagas. Al final queda un precio alrededor de 13-18€ según lo escogido y es una buena opción. No entra bebida o servicio de pan en el precio, sólo platos. En este caso miss Bagel eligió menú (15€) y yo quise probar la carta.

Mi primera elección fueron estas cebolletas tiernas ya que los calçots se habían agotado. Como sustitutos, muy correctos. Algo más correosos al tener que comerlos con cubiertos (ahora que pienso, ¿por qué no los comí con la mano? ¿Por educación? Qué error!)
 El primer plato del menú fue esta correcta crema de coliflor, especial por su peculiar gusto. En fin, ya saben que hay gente para todo.
 Mi segunda elección fue este magnifíco arroz vegano con unas verduras de impresión. Ligerísimo y sabroso. Una gran elección sin ninguna duda. Lo disfruté mucho como amante arrocero que soy. Lo recomiendo. Una ración más que suficiente, aprovechable y disfrutable.
 Como segundo plato del menú fue elegido está cazuela de revoltillo con verduras varias, camaronets y huevo pochado. Por lo que comentan las crónicas y lo que vi en la cara de mi acompañante, una buena elección que fue disfrutada como merecía.
 Aquí una visión cuasi cenital de la mesa al completo, con ese magnífico arroz en posición preeminente.
 El restaurante NONONO es una apuesta arriesgada. Una apuesta que juega con esa diferencia radical en lo ecológico y que no a todo el mundo va a interesar. Además, como sucede en este campo, los precios suelen ser más elevados que en otros lugares. ¿Vale la pena pagar un poco más?* Seguramente SÍ. Por dos motivos. Por la apuesta en sí y porque los productos se lo merecen y si son más caros que los que se encuentran más fácilmente, pues se tiene que pagar un poco más y esto tiene que repercutir al final en la cuenta.
En otras palabras, esto quiere decir que dificilmente van a comer por menos de 22-23€ (y sin postre).
Pero tal vez el esfuerzo de estos locos que arriesgan y apuestan por lo ecológico, lo merece. O a mi me lo parece.



*Mi teoría de los precios, aquí.

3 comentarios:

David dijo...

Buen artículo, en breve yo también lo publicaré en mi blog, a mi me gustó mucho. Discrepo en esto de que comer ecológico es comer mas caro, pienso que hay que analizar muchos factores. Hay muchos sitios en los que pagas por la decoración o por otras cosas, yo creo que pagar por ecología es pagar por salud.
Ale vaya charla, bueno, como siempre, encantado de pasarme por tu blog.
Saludos.

Víctor Ibáñez dijo...

Personalment, m'agrada molt el concepte del restaurant, ademés ho han sabut comunicar molt bé -suposo que tenir al mediàtic Isma Prados en el projecte, hi ajuda-.

No he tastat els seus plats a la carta, pero si que he anat varies vegades a per el seu menu migdia, i realment es de nivell.

Aqui demostren que menjar sa, no ha de ser menjar aburrit.

David dijo...

Gracias por los comentarios, compañeros!

David, pagamos por ecologia o por salud, pero pagamos más. Es un hecho. No digo que no quiera pagar ese plus. Constato lo que es. Pero encantado. Mucho mejor que pagar a unos terroristas dietéticos que venden hamburguesas, claro. ;)

Víctor, si tu ets l'alcalde del lloc, has d'haver tastat la carta!! ;) Parlant seriosament, és un lloc molt interessant i on com tu dius, li donen un toc diferent al fet de menjar, per exemple, verdures! Interessant.

Gràcies per comentar!!