17.1.12

186. Murakami in Wonderland.


Ya no recuerdo la cantidad de veces que he escrito sobre Haruki Murakami. Siempre bien.

La prosa de Murakami es complicada y es difícil entrar en sus historias. Puede parecerte una tremenda banalidad, una tontería, literatura-ficción simple, se lo acepto. Pero no a mi. Siento la atracción que se puede sentir por la belleza surrealista, por una obra de arte abstracta, por Rothko y por Duchamp; por Perdidos y por Juego de Tronos. Con Murakami, todo cabe en un libro.

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas (Hard-Boiled Wonderland and the End of the world)

Aquellos que conocen a Murakami por Norwegian wood (Tokio Blues) y simplemente por su mayor best seller sin haber leído nada más de su extensa obra, se sorprenderían del Murakami real. Nada tienen que ver Kafka en la orilla, After dark, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo o este Fin del mundo con el gran Norwegian Wood. Lo que crea Haruki en sus obras es simplemente ciencia ficción de una profundidad difícil de igualar. Ciencia ficción.
Murakami nos vuelve a crear una ficción en dos mundos paralelos, el supuestamente real y el subconsciente. Se adelanta 20 años a Origen, a Perdidos o a Juego de Tronos y su Muro. Esto es así.
Murakami es un creador total, digno de ser objeto de estudio en toda facultad de Medicina en su rama de Psiquiatría por su interpretación del subconsciente, del mundo de los sueños y de los mundos mentales internos que se nos cuecen en la parte más oscura y profunda de nuestro cráneo. No les voy a contar el argumento, nunca lo hago, sólo les digo que entre esos dos mundos, de forma paralela, discurre una obra que me abdujo como lo hacen todas las obras murakanianas, y que sólo pude poner fin a semejante situación terminando en unos pocos días el libro. Imaginación pasada de vuelta, ciencia ficción magistral.
El mundo de los sueños, no sé si el mismo de las ideas platónicas. El yo, el ego, el superego juntos en mi subconsciente. Creando un Muro, para no poder salir de él.

5 comentarios:

divka dijo...

Este es uno de los pocos que me faltan de murakami
Me lo dejas? :)

David dijo...

Para pedir prestado un tesoro hay que ganarse primero el favor del prestamista. Se requieren un mínimo de 10 comentarios en el blog para poder empezar a hablar. Asi que... :)

divka dijo...

ui ui, entonces dejo de comentar no vaya a ser que llegue a los 10 y tenga que soportar conversaciones tediosas y aburridas eh! ...

P.d: no sabía que los prestamistas guardaban tesoros, nunca dejaría un tesoro en manos de otra persona

:)

David dijo...

Cada persona decide lo que es un tesoro para ella...seas prestamista o no...Y decidas prestarlo o no.

Y sí, si seguimos filosofando sobre ésto tal vez hasta los de blogger se aburran.

No?

3 ó 4.

David dijo...

Por cierto, cuál es tu clasificación murakaniana??
La mía es Kafka, Norweggian y Wind up bird. Polémica?