10.5.14

Casa Mari i Rufo. Cuina de mercat de cara al mercat.

CASA MARI I RUFO, C/Freixures 11 en lateral del Mercat de Santa Caterina, en el Centro de casi todo.
No es éste un restaurante de moda ni a la moda aunque esté sito en territorio cercano al Born. No hablamos de un local de apertura reciente y decoraciones violanescas. Hablamos de un humilde local de cuina de mercat que puede ser barato pero suele ser más caro de lo que creerías antes de entrar porque prejuzgas erróneamente.
Hacen las cosas bien y la experiencia es tremenda a todos los niveles. Por los propietarios, de reputada fama en toda la ciudad por su particular buen hacer y personalidad, por unos atentos camareros, por un local al que no sabemos cómo llegó Bibiana Ballbé pero del que salió encantada aunque acabes oliendo a frito gambil, por una decoración amocional (porque no produce ninguna sensación) y porque al pisar Casa Mari i Rufo te encuentras un caos de mesas y jamones en la entrada que crees que nada bueno puede salir de allí. Pero si te quedaras con eso te equivocarías como un pringao de los muchos que seguro han pasado de largo para irse a comer unos macarrones al restaurante de al lado (o cosas peores en locales cercanos al ser territorio dado a la caza de guiri).
Casa Mari i Rufo es una pequeña maravilla escondida tras una primera impresión turbadora, caótica y chillona. De los locales de toda la vida. De esos de cuando vas a Italia vuelves recordando porque se supone que allí gritan siempre y te hace gracia, pero aquí no. Pues en Mari i Rufo se comunican en barra como les da la gana y bien que hacen. El encanto, el carisma y el buen hacer tras esa barra metálica. 
Aquí tienen una porción de la carta (en la que me turba esa presencia del Kobe) pero donde no sale el menú diario a 11€ del que también se habla maravillas. Yo opté por un par de platos para probar de la carta y por la cantidad que apareció en ellos eran ideales para compartir entre dos personas. Pero iba solo. Tuve que comérmelo. Todo. Yo. Solo. Todo. Lo siento. Volverá a pasar. Mucho.

Empecé por algo suave porque reservaba el bang para el segundo. Así me dispuse a escoger algo de verdura que siempre es aplaudido por mi mujer y mi nutricionista oficiosa. Y escogí una escalivada con anchoas tremendamente espectacular. Por todo y en todos los sentidos. Por sus olivas rosas semifluorescentes, por sus anchoazas y ante todo por el descomunal tamaño del plato que tenía ante mi. Muy grande, XXL, maravilloso, imponente y de una calidad superior. Tanto el pimiento como la berenjena perfectos, en su punto. El pimiento más al dente la berenjena de una melosidad extrema. Un platazo sin discusión ideal para dos, vuelvo a remarcar. A 7'5€ además sale mucho más apañada la cuenta.
Abrumador.

Muy fan del color rosado de cebolla y olivas por el contacto pimentero.


Para el segundo plato dejé el contundente que celebraba un canto burlesco al colesterol burlado. Unos huevos con patatas y foie que volvía a ser calidad superior, extrema, premium, gourmet, ochonabos. Otra ejecución maravillosa con su aceite y sus huevos rotos ideales para mojar pan si te queda algo de espacio en ese estómago de vikingo que tienes. El mío es una mezcla entre vikingo y extremeño con lo que puede con casi todo como se puede comprobar. Y no dejé ni rastro porque hubiese sido de mala educación.
Si te ponen esta maravilla no se deja nada en el plato. Pero esto es así desde tiempos bíblicos. Viene con el rollo de la hospitalidad al invitado en casa y eso, apartado Gambiteros zampabollos.
Plato fetiche ipso facto. Alejado de aquellos platos con patatas tipo paja que, en fin, existen porque todo puede existir, pero a años luz. Canto a la grasa, Oda a la lujuria colesterolera, Himno zampabollil.
No es un plato barato, son 16€ pero un día de celebración es un día. Y qué comida la de aquel día.

Al final la cuenta salió por unos 28€ pero como he repetido varias veces eran platos para compartir, lo tengo claro. Y la cosa hubiese sido un triunfo que ni los griegos en Platea. Pero los pagué a gusto y sin tituberar. "¿Qué se debe?"
Una comida curiosa. En una sala interior de 25 m2 en una pequeña mesa para mi entre otras dos donde se podría resumir la grandeza de Mari i Rufo: a mi derecha una mesa de ejecutivos altivos que se vanagloriaban de conocer a Rufo. A mi izquierda, unos sindicalistas de Santa Coloma que se vanagloriaban de conocer a Mari. Una imagen poética con mucha fuerza. Delante mío unos alemanes se acababan unas gambas. Una estampa preciosa.

Larga vida al caos de Mari i Rufo y al gran Alberto que nos guía por el buen camino.




8 comentarios:

srboca.com dijo...

Estos huevos con patatas y foie no me dejarán dormir hasta que los pruebe!!! Muchas ganas de visitar el lugar :D

srboca.com dijo...

Estos huevos con patatas y foie no me dejarán dormir hasta que los pruebe!!! Muchas ganas de visitar el lugar :D

David dijo...

Esto no es justo, yo me quería portar bien para comer y ahora no podré, menuda pintaza, queda apuntado en la lista de pendientes, muy acertado como siempre crack.

Caldi dijo...

Gran post, cony. Joder.
@Caldi

Irisibula dijo...

Les llenties amb llamàntol són... no sé, no crec que existeixi una paraula per definir-les. Demana-les el proper cop que hi vagis i m'ajudes a descriure-les. :-D

Jordi Castaño dijo...

Anotat queda. I més després d'haver encertat la recomanació teva i de EnOcasiones... del Bar O'Retorno.

Salutacions.

bacoyboca.com dijo...

Hem passat per davant algun cop i sempre he pensat que era un lloc on s'havia de menjar molt bé. Pel que veig, no anàvem equivocats!

David Bagelman dijo...

Sr.Boca, no se arrepentirá!! (espero)

David, a quién queremos engañar?? :P

Caldi collons, gràcies home. El mèrit és "d'ells".

Irisibula, ara ja estic estimant aquestes llentíes...joder!!

Jordi, gràcies!! Espero mengessis bé al O'Retorno!! Són cracks!

Bacoyboca, en caso de duda, enocasionesveobares ;)

Gracias gente!!