12.1.14

NAPOLI PRIMA E DOPO. E sempre.

NAPOLI PRIMA E DOPO, C/Villarroel (héroe real de la Barcelona de 1714) entre Londres y Buenos Aires, Barcellona.
 Esta crónica podría llamarse "El blogger en busca de la Pizza perdida" pero sería una gilipollez sin sentido y ustedes percibirían que estoy peor de lo que imaginaban. Pero el caso es que es un poco así. 
La pizza es uno de esos productos increíblemente famosos y que gustan a todo el mundo (si no les gusta busquen su tara) pero del que no tenemos el local definitivo en Barcelona. No será porque hay pocos, pero hasta hoy no hemos encontrado el local definitivo. Baste decir que al final cuando necesitamos una pizza resultona por el barrio acabamos en la Tagliatella sintiéndonos unos herejes. Me consta que hay buenos locales por ahí que gustan a gente que nos gusta (NAP, Sports Bar...) pero nosotros hasta hoy sólo hemos salido contentos del todo de La Bella Napoli, y fue en la segunda oportunidad que le dimos. Incluso aquel gurú pizzero de fama internacional ha "naufragado" en la ciudad con sus locales de pizzas. (Entiendan que naufragar significa que sólo un 2% de ustedes sabe ahora mismo y sin buscar en google cómo se llama su local barcelonés).

Como mínimo es un fenómeno extraño. Debe existir alguna explicación, como podría ser que muchos deben pensar que es fácil hacer una pizza y luego se la acaban pegando.

Pero hemos encontrado, posiblemente, el Santo Grial. El Graal de las novelas medievales con nosotros en el papel del Perceval de Chrétien ha sido hallado en un discreto local italiano que rinde homenaje a la Néa Pólis del sur de Italia. Una ciudad que amamos sin haberla pisado porque sabemos que el día que lo hagamos no nos va a defraudar. 

No podemos atribuirnos el "mérito" de haber descubierto el local (tampoco sé si alguien lo ha publicado antes!). Pocas veces nos adelantamos a nadie y en esta ocasión tenemos que agradecer el chivatazo a un gran aficionado al cannolo siciliani. Respetos a la gente de bien.

Napoli prima es un local que no destaca por fuera y que no destacarías por su interiorismo. Pero ni una cosa ni la otra son relevantes. Se trata de comer bien y podemos decir que en NPED comimos mucho y muy bien. Por menos de 20€ por cabeza van a disfrutar de una experiencia pizzera-pastil que no olvidarán en mucho tiempo. Yo sigo pensando en esa pizza Parmigiana que me robó el corazón, el estómago y el riñón, casi.

Vayamos a ello. Entramos con unos arancini y unas crocché. El arancino es una bola de arroz a modo de croquetón rellena con carne, tomate, guisantes y parmesano. Contundente como pueden apreciar en la foto de abajo. Las crocché eran croquetas de patata con queso fundido en su interior. Buenas opciones para empezar, aunque si se van a comer pizza igual es excesivo...Avisamos, luego no se dejen la pizza.

 Como platos principales, algo variado. Dos pizzas y uno sin pasta, vegetal además. Todo contundente y que valen como plato único, no lo duden.

La melanzane parmigiana, increíble. Un PLA-TA-ZO. Vegetal que no vegano, berenjenas, tomate y mozzarella. Con un sabor entre el ahumado del queso y el asado de la berenjena, plato para recordar. Hacía tiempo que no me encontraba con una melanzane de esta calidad, si es que eso pasó alguna vez. Capas de berenjena a modo de lasagna y espectáculo desde el primer tenedorazo a modo de excavadora. No podrán evitar actuar así porque la mezcla es explosiva y adictiva (un calificativo que se usa demasiado poco).
 Y las pizzas...lo que les decía en el plato anterior, pero en una pizza. La Parmigiana, estrella de la carta por lo que nos cuentan y que consiste en volcar medio plato de melanzane en una pizza de alto nivel. Observen detalle formal de la masa. Irregular, marca que denota que se ha hecho a mano y no es una base prefabricada. De hecho mientras cenábamos vimos volar algunas masas en la cocina, al modo clásico malabarista filigranero. Muy buena señal. Y verán el detalle de la forma en la otra pizza igualmente. Masa fina por el centro y gruesa en los bordes, facilitando la sujeción manual. Se agradece. Bien horneadas al punto y con ese sabor típico del socarrat panarra. Qué buena, por todos los Dioses del Panteón Imperial.


 Detalles de esa melanzane asada en la pizza. Muy epic todo.
Otra opción segura en la lista de pizzas es la Barcelona (la lista es molto longa, se lo aseguro). No sé qué les llevó a hacer una pizza con el nombre de la ciudad en la que se mezclan la mozzarella, el huevo y el bacon, pero da igual, es otra maravilla. Me olvido del tomate y hago mal porque hay que decir que en NPED tienen pizzas SIN tomate (bianca le llaman) por si no les gusta o son alérgicos si existiere eso. En todo caso, la Barcelona también se la recomendamos si son unos zampabollos nivel bageliano. Lo bueno de la pizza es que si la masa es buena y está bien hecha, le puedes meter encima lo que te dé la gana y no falla. Larga vida a la pizza.
 No hay foto de la Prosciutto, pero se la imaginan. Tomate, queso y jamón dulce del bueno en cantidades ingentes. Recomendada para no aventureros o niños en general.
De postre compartimos un Tiramisú que estaba al nivel de las pizzas. El más cremoso que encontré en mucho tiempo, otra maravilla del Napoli. Caro como todos los postres en esta ciudad, si se comparte es una opción difícil de batir. No se lo pierdan si son fans del postre en cuestión porque les gustará seguro.
Esta fue nuestra selección pero nos aseguran que en la carta se esconden maravillas a cascoporro como las focaccias o la salsa arrabiata. Creo que no tardaremos en ir a descubrir muchos de sus otros secretos. De hecho, lo aseguro.
Este es un local dedicado a todos aquellos que siguen pagando 20€ por pizzas medianas o grandes en cadenas de fast food que aseguran que su secreto está en la masa, por decir algo. A mi siempre me parece que cuando intentas reforzar algo es que careces de ello, como cuando la antigua RDA se llamaba a sí misma República DEMOCRÁTICA. 
Claro, como tu masa milagrosa, nos ha jodido. Paguen 10€ por una de estas maravillas y no hagan más el panoli financiando fast food de plástico. 
Háganse ese favor, que aquí también te las ponen para llevar a casa. 

Napoli eterna.

10 comentarios:

Jordi Castaño dijo...

Soc dels que acostumen a demanar pizza als restaurants italians, per allò de demanar només un plat i més si no conec el lloc en qüestió.

Fa anys hi havia un al carrer Tenor Massini (Pizzeria Ciao) que va ser durant molts anys el meu restaurant preferit per anar a fer una pizza. Després, com malauradament passa sovint, va baixar la qualitat i la quantitat dels seus plats i vaig deixar d'anar.

Prenc nota d'aquest, ja que la pinta que fan les pizzes són molt similars a les que preparaven al restaurant que recordo, i com bé dius, és molt complicat trobar llocs especialitzat en aquest bon i complert plat.

Salutacions.

bacoyboca.com dijo...

Todo tiene una pinta genial!

David Bagelman dijo...

Gràcies pel comentari Jordi!! És difícil trobar bones pizzes i pastes però anem pel bon camí. Salut!!

Bacoyoca, la tiene y está buenísimo!! ;)

@mareillus dijo...

Muy buena pinta la verdad.
Yo te voy a recomendar un local llamado La Capricciosa (viladomat 265). Tienen 2 locales juntos, uno mas grande y bullicioso y otro un poco mas abajo mas tranquilo.
El dueño es muy amable y siempre te intenta ayudar en la elección de la comida. Y los precios muy buenos.

homogastronomicus dijo...

Uno de mis italianos favoritos en Barcelona!!!! Ese tiramisú, por favor!!!! Y las pastas están de muerte, aunque como buenos napolitanos las dejan en un punto de cocción tan al dente que a muchos nativos les puede parecer excesivo. Indios más que indios!!! Qué no saben ustedes comer pasta, jolines!!!! Nada que secundo la moción!!!!

David Bagelman dijo...

Estimado homogastronomicus, que usted esté de acuerdo con lo que decimos nos indica que estamos en el buen camino. Muchas gracias!

David Bagelman dijo...

Muchas gracias por la recomendación, @mareillus!!!

Marc dijo...

Siguiendo la recomendación del blog, hemos ido a cenar esta noche. Hemos comido una pizza permigiano (buenísima, el tomate y la mozarela espectaculares) y una diabola (para mi, demasiado picante). De primero una muy digna burrata.

Con vino i cafè, 23 eur por persona

David Bagelman dijo...

Me alegro que te gustase Marc! La diavola tiene que picar jajaja pero es cierto que el aceite picante que ponen de complemento ya era fuerte, sí...Espero puedas seguir disfrutando de visitas positivas!!

Hasta pronto, saludos!

Romana De Lillo dijo...

Iremos pronto, gracias por la sugerencia! Jon es un fanatico de los Arancini desde cuando estuvimos en Sicilia de vacaciones (y yo demasiado perezosa para hacerlos en casa más de un par de veces al año).
Merci, como siempre, por adelanto! Eres mejor que cualquier TimeOut o suplemento de periodico con sugerencias (bajo pago)