23.3.08

68. Apuntes sobre Salinger

Si ustedes han leído a J.D.Salinger, no podrán negar o que les ha gustado mucho o que les ha parecido el mayor bluff de la literatura universal desde aquél que escribió el Nuevo Testamento. En realidad uno mientras lo va leyendo no sabe para qué lado decantarse. Personalmente tengo esa impresión cada vez que acometo la lectura de alguna de sus obras y me acompaña hasta casi el final del libro. Y digo casi porque obviamente antes de acabar ya he escogido qué pensar. El post viene a colación por la última obra que recientemente he leído del personaje.
Franny and Zooey no es una excepción a esta impresión general que les comentaba al inicio, pero tardé más de lo previsto en elegir en que lado estaba esta vez Salinger, si en el genial o en el bluff. Finalmente cayó del lado genial. Reconozco que tentado estuve de dejar el libro un par de veces al principio, pero algo me decía que debía seguir. Y tuve mi recompensa. El desasosiego provocado por la familia Glass era demasiado grande en mi y no quería perderme cómo acababa aquello. El libro empieza con una historieta sobre Franny, y prosigue con otra de Zooey, su hermano, que se pasa la mitad del libro hablando con la madre de ambos en el cuarto de baño y la otra mitad en la sala de estar hablando con la misma Franny. Divagaciones sobre hermanos suicidados, disertaciones religiosas de todo tipo, psicoanálisis, etc. Un trasfondo oscuro para un libro de culto, como su creador. No les cuento más, porque si les interesa, ya lo leerán. Por cierto, que antes de acometer la lectura del libro siempre pensé que Franny era un chico y Zooey una chica, y ya ven como me equivoqué... (Franny=Frances/Zooey=Zacharias).
J.D. Salinger es ese enfant terrible pre-beatnik que se convirtió en eremita poco después de empezar a ser reconocido como autor de culto y del que se dice vive encerrado hace no se sabe cuántos años, para dedicarse entre otras cosas a beberse su orina (su hija dixit), amén de a seguir escribiendo genialidades que tal vez nunca vean la luz. En su literatura juega siempre con dos factores que le hacen, para mí, ser el genio que se le presupone que es. Uno, es la capacidad de atracción/absorción que tienen sus obras mientras las lees. Y dos, directamente del uno, la inquietud que provocan sus lecturas. Es decir, te atrapa porque esperas que en cualquier momento todo aquello que estás leyendo derive o se convierta en algo que subyace pero que no se muestra. Esta es la sensación que me transmite Salinger. Lees cosas que no parecen lo que son. Tienes miedo de descubrir la verdad de lo que te está contando. Abre puertas en tu cabeza pero luego las cierra, y así van pasando todas sus obras. Me encanta lo que hace, por eso lo considero un maestro, un genio a la altura del mejor Kubrick, por ejemplo.

PS: Para las teorías sobre El guardián entre el centeno, vayamos a los comentarios y hablamos...Pero les avanzo que todo lo que tenga a ver con el miedo a crecer, miedo a dejar la niñez y teorías similares no me parecen del todo completas...

4 comentarios:

Zelig dijo...

Buen querido, ¡qué coincidencia! Como le decía ayer, F"ranny y Zooey" lo empecé a leer en inglés, pero o era demasiado complejo para mí, o no estaba mentalmente preparado para hacer ese esfuerzo extra, así que lo abandoné a los pocas páginas (no lo compré en castellano por cabezón; me dije, a ver si dentro de un tiempo le echás huevos y te lo lees en inglés, pero lo más seguro es que lo acabe adquiriendo en la lengua de Cervantes). Dicho lo cual, sobre este libro no puedo hablar, pero siempre le he oído decir a la crítica o a gente que ha leído a Salinger, que esta es su obra magna.

Yo leí "El guardian en el centeno" hace años, aunque ya no era un adolescente (así que su influjo sobre mí fue menor o nulo), y me parecío un grandísimo libro, del cual entiendo perfectamente la influencia que puede ejercer sobre cualquier quinceañero perdido.

Yo creo que el tema de la infancia perdida y el de entrar en un mundo, que no es como te hicieron creer, es uno de los temas del libro, pero hay muchos otros; como la irracionalidad, el derecho a la individualidad frente a la masa y esos pequeños momento de rabia de todo ser humano, que nos recuerdan que somos eso precisamente. Al respecto, siempre he relacionado el libro con "Karma Police" de Radiohead, me parecen dos caras de la misma moneda.

Sobre Salinger en sí, ya le hablaré otro día, pero creo que ya he contado en alguno de nuestros ciberespacios la interesante teoría que fabula Vila-Matas sobre el silencio de Salinger.

O. Bronski dijo...

Escuchando comentarios en relación con 'El guardián...' del tipo "es superdivertida. Me he partido el pecho con el protagonista" (lo juro, lo he vivido en 1ª persona), tiendes a pensar que.... bien, qué les voy a decir...

Ahora, amigo Bagel, le admiro por leer eso en inglés. Yo, que estudié como mil años, soy incapaz de leer una novela en el idioma del bardo de Stratford. Ahora sí, me leo del tirón cualquier libro de Ciencias Sociales. Extraña selección mental, ¿no cree?

Valdi dijo...

Amigo Z.: yo tb casi lo abandono, pero perseveré. Sobre si es su obra magna, bueno, no sé, a mi me gustó mucho más el guardián...Pero sigo sin entender el porqué del influjo que deba tener en quinceañeros solamente...me parece que sigue habiendo algo más oculto, eso es lo que digo. By the way, explique de nuevi la teoría de vila-matas que no la tengo presente ahora mismo. Y por cierto (2), la figura de salinger es homenajeada en "Campo de sueños", novela en la que se basa la gran película del gran Kevin Costner.
Amiga B.: no les llamaré ignorantes a esos que hablan de la diversión con el guardián pero si como mínimo poco curiosos...repito que me da la sensación de que hay mucho más ahí...Y sobre lo de leer en inglés, pues no sé, todo es ponerse, primero con algo sencillo y poco a poco, y tener claro que se te perderán cositas por el camino, que se esperan sean insignificantes...Si lee libros de política en inglés, no dude en ponerse de verdad con la literatura.

Valdi dijo...

Teoria sobre The Catcher in the rye:
Creo que Holden es un desequilibrado (sin novedad) que se inventa la historia que nos cuenta, tal que un moderno Don Quijote. Me explico. Desde el principio creemos todo lo que dice, aunque nos comenta que ha estado en alguna institución mental. Error. No le creamos. Pienso que donde dice Colegios, quiere decir Manicomios. Eso creo. Y luego, cuando habla de la relación con su hermana pequeña y de la imagen que tiene de él mismo de si como un guardián de niños en un precipicio, resguardado sin que le vean entre el centeno, me parece que da a entender que es un hombre con un claro problema para/con el amor hacia los niños...supongo que me entienden. Miedo a crecer, también, pero con eso que subyace misteriosamente y que creo es la clave de la rareza del libro.