29.12.11

185. Anatomía de Suárez.



Anatomía de un instante, de Javier Cercas.

Acabo de finalizar el magnífico análisis de Cercas sobre el 23F. Y lo termino con la sensación de haber aprendido mucho, muchísimo, sobre un oscuro suceso que tenía en mi memoria como algo irreal, que pasó o no pasó o pudo haber pasado en un tiempo remoto. Uno de esos temas que a uno le interesan pero del que nunca aprendió demasiado no sabe muy bien por qué.

El paseo que Cercas nos propone por finales de los 70 e inicios de los 80 es brutal. Lectura obligada para el que quiera situar qué país teníamos en aquellos momentos, y sobre todo, por qué sucedieron unas cosas y no otras en lo que llamamos o mal llamamos "Transición".
Suárez, Gutierrez Mellado, Carrillo, el trío de traidores. El PSOE, AP y UCD, los militares. Tremendo recorrido que nos brinda por unos tiempos de chaquetas de pana, cigarros en el Congreso y ruido constante de sables en los cuarteles amén de terrorismo etarra y de la ultraderecha montaraz.

Pero no nos engañemos, el libro, además de clavar el retrato quasi costumbrista, social y político de una época, es un libro sobre Adolfo Suárez. Ni más ni menos. Sobre ese chisgarabís, ese gallito de provincias, falangistilla de tres al cuarto que se encargó de desmontar el franquismo desde dentro, con juegos de manos increíbles, engañando a muchos y convenciendo a otros, legalizando el PCE mientras hacía que los procuradores de las Cortes franquistas votaran a favor de desmontar ellos mismos el franquismo, seduciendo en la distancia corta a cualquiera que quisiera escuchar su voz sirenera o mirar sus ojos de medusa griega. Un seductor, un galán, uno de los nuestros, como decían sus votantes. Un éxito en los inicios de la democracia, un fracaso para gestionarla. El cielo, el infierno y sus múltiples viajes. Ícaro.

Sobre lo negativo, un par de cosas: El sinfín de cargos militares que se mencionan, con apellidos compuestos y regiones militares hace IMPOSIBLE seguir alguna parte de la trama (se echa en falta un despegable tipo policías USA con post-its, flechas hacia el culpable, etc.). Y en segundo lugar, la reiteración innecesaria de algunos pasajes en algunos capítulos.

Resumiendo, un ejercicio de historia-periodismo (¿es la historia contemporánea en esencia periodismo, tal como mantenía un profesor de prehistoria que tuve en la Universidad?) imprescindible para conocer el 23F, la Transición, a Suárez y a mucho partido político democrático que estaba a favor de un golpe de estado. Menos los comunistas, y así les fue después.
Dios salve al Rey*. Y más en estos momentos.


PS: O no.

24.12.11

184. HBO y ESPN. El arte del documental deportivo.




















El arte del documental. Televisión en mayúsculas que nos llega desde el otro lado del Atlántico. Alguna referencia, creo, he hecho en alguna ocasión al mítico "Informe Robinson" de Canal+, y lo que hoy les traigo en una versión Deluxe de un mismo estilo periodístico. Son los USA y éso se nota.
Dos documentales muy diferentes y apasionantes por diversas y diferentes razones.

· Magic & Bird: A Courtship of Rivals, de HBO.

Los que más me conoces saben que idolatro a Larry Bird. De hecho es una de las pocas cosas en las que creo de verdad. En Larry y en el Bagel tal vez.
Este documental, de casi dos horas, es pura leyenda. Una obra magna para cualquier buen aficionado ochentero de la NBA. Maravilloso, magnífico. De los que te hacen llorar de emoción a poco que conozcas a los protagonistas.
Soy verde de los de siempre, de cuando ganábamos, de cuando estuvimos 40 años en una travesía del desierto que acabó cuando volvimos a ganar y de los de ahora. Pero nunca odié a Magic. Tal vez (no estoy seguro) sí a los Lakers, pero nunca a Magic. Porque él era el baloncesto. Pero igualmente lo era Larry. El baloncesto total, con aquella pinta de granjero con bigote rubio ridículo que le daba esa imagen de white trash pueblerino que era. Magic era la alegría del barrio. Larry la seriedad y la dureza. No eran némesis, eran complementos. Eran la salvación de la NBA y éso fueron.
En el documental los conoceremos de verdad, nos sorprenderemos mucho y pensaremos aquello de que cualquier tiempo pasado fue casi siempre mejor.
Mitos, leyendas, historia. El documental total. Una experiencia difícil de explicar, difícil de transmitir. Vívanlo.

· The two Escobars, de la serie 30x30 de ESPN.

Otra obra de obligada visión por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. Ser buen aficionado al fútbol ayuda, pero cualquiera al que le interese entender las relaciones entre los poderes mafiosos, política y espectáculo futbolístico entenderá perfectamente lo que nos cuenta este maravilloso documental.
Narra las historias paralelas del narco Pablo Escobar, dueño de media Colombia a finales de los 80 y principios de los 90, junto a Andrés Escobar, capitán de la magnífica selección colombiana de principios de esa década de los 90. Dos Escobar, sin parentesco pero con relación a través del fútbol. Una Colombia dónde Pablo manejaba los hilos macabros del poder y construyó un fútbol colombiano campeón de casi todo donde destacaba Andrés. Como no podía ser de otra forma, todo acabó fatal, como algunos ya saben: Colombia fracasando en el Mundial 94 (se entiende muy bien el por qué) y Andrés asesinado unos días después de la vuelta a casa tras ese fracaso.
Un documental duro, muy duro, como cuando nos muestra el asesinato de cierto árbitro que se atrevió a perjudicar al equipo propiedad de Pablo (favoreciendo al equipo de otro narco, por supuesto), pero que creo de obligada visión, no solo por el tema deportivo si no por el social-político-económico.
Auges y descensos a los infiernos. La vida en la Colombia de los años de plomo. Si se le podía llamar vida.